Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



jueves, 29 de mayo de 2014

Condena a la DGT por tardar en admitir un error con una multa

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Cádiz ha condenado a la Dirección General de Tráfico (DGT) a abonar los gastos judiciales que tuvo que afrontar un vecino de Chiclana cuando se encontró con que la Administración se negaba a admitir que le habían multado por un error. Tráfico sí aceptó que había cometido una equivocación, y retiró la multa, cuando se vio ante una demanda en los tribunales, lo que hizo innecesario seguir con el procedimiento. Pero al archivar el caso, la juez ha considerado que Tráfico reaccionó tarde: que había razones más que suficientes para que hubiese admitido el error sin necesidad de que el sancionado tuviese que acudir a la Justicia. 

El abogado del vecino de Chiclana multado por error, Juan Carlos Velasco Perdigones, comentó ayer que se trata de una resolución novedosa que viene a poner freno al afán recaudatorio de la Administración, "que desestima casi por sistema las alegaciones y recursos efectuados por los ciudadanos". 

El conductor domiciliado en Chiclana recibió una multa de 200 euros por no tener en vigor la ITV su vehículo. El hombre consideró totalmente injusta la sanción. No sólo porque su automóvil estaba al día con la ITV sino porque la multa había sido impuesta en Valladolid y él no había visitado nunca esa ciudad ni su coche había pasado por allí. El sancionado presentó entonces un recurso en el que explicaba que se había producido un error y la respuesta de la DGT fue desestimar las alegaciones del conductor multado, que optó por presentar un nuevo recurso, también en vía administrativa. En esta segunda ocasión, el sancionado aportó un informe del agente de la Guardia Civil que había puesto la multa en el que éste explicaba el error que había cometido al anotar el número de la matrícula del vehículo. 

La DGT mantuvo la sanción y el conductor se vio ante dos opciones: aceptar la multa y pagar los 200 euros o embarcarse en una demanda judicial que finalmente, aunque le ganase a la DGT, le costaría más que ceder y aceptar la multa injusta. El hombre decidió acudir a los tribunales, solicitar amparo judicial. Presentó una demanda y entonces, sin más demora, la DGT se echó atrás. En cuanto Tráfico supo que tenía que enfrentarse a un proceso judicial, le comunicó que la multa quedaba revocada. (Información)

www.europasur.es

No hay comentarios: