Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



miércoles, 14 de junio de 2017

El PSOE pone en duda que el Gobierno quiera solucionar la escasez de examinadores de Tráfico

En declaraciones concedidas hoy a News Press, el diputado del Grupo Parlamentario Socialista en la Comisión de Seguridad Vial y Movilidad Sostenible, Pablo Bellido, afirmó que «en política, lo que no son cuentas, son cuentos».

Bellido aseguró que el Ejecutivo «habla de ayudar a los autónomos, pero está abandonando a su suerte a miles de microempresarios de las autoescuelas».

También dijo que «el retraso en los exámenes provocará que miles de ciudadanos no puedan obtener sus permisos de conducir, cuando en ocasiones esos permisos son necesarios para poder desempeñar un puesto de trabajo; luego tampoco le preocupa tanto el desempleo».

Bellido advirtió de que «precarizar la situación de las autoescuelas incidiría en la calidad de la formación. En seguridad vial hay que defender unos estándares de calidad. No podemos estar regateando cuando el objetivo es salvar vidas».

Sin consenso en el asunto de los examinadores

El diputado por Guadalajara se mostró rotundo: «pese al enorme consenso que hay entre todos los partidos en materia de seguridad vial, la cuestión de los examinadores de la DGT está marcando las distancias entre el Partido Popular y el resto de las formaciones presentes en la Comisión».

«Hemos presentado proposiciones no de ley, tanto para defender el derecho de las autoescuelas a tener una solución que desbloquee su actividad, de una manera rápida, como para solucionar dos problemas: el de los aspirantes al carné de conducir (que no saben cuándo van a poder examinarse), y el salarial de los examinadores».



«Mientras que en España haya 600 examinadores de Tráfico escasos, vamos a tener un problema de déficit crónico» 


«La solución que hemos pedido al Gobierno pasa por dos vías. Por un lado, hemos solicitado que se habilite una escala propia de examinadores, para que tengan incentivos frente al personal de la DGT, que es personal funcionario, de modo que merezca la pena ser examinador. Y, por otro lado, hemos propuesto sacar unas 200 ó 250 plazas de oferta pública, con carácter de urgencia».

«Con eso, no solo estaríamos defendiendo a los funcionarios, sino también a miles y miles de microempresas, con sus trabajadores: el colectivo de las autoescuelas. Sin embargo, el Gobierno no parece verlo así».


«Nunca, en los últimos 30 años, habíamos tenido un problema como éste en el servicio de exámenes de la DGT».

La creación y el mantenimiento de los empleos, en el aire


Bellido razonó la posición de su partido. «Hoy en día es fundamental tener el permiso de conducir para acceder al mercado laboral, para la movilidad que hay en nuestras vidas, que tiene que ver también con los estudios y con el ocio. Y precisamente llegamos a la temporada (entre el 1 de julio y el 1 de octubre), en la que más alumnos se apuntan a las autoescuelas con el objetivo de sacarse el carné».

«Lo que va a suceder este verano es que nos vamos a ver abocados a muchos meses de tardanza en los exámenes de conducir en bastantes provincias de España. El Gobierno asegura que hay, aproximadamente, diez o doce en las que se producen retrasos en las pruebas de circulación, pero no es verdad. Nosotros hemos calculado que hay más de 20 provincias españolas con grandes déficits de examinadores».


«Hay jefaturas donde se están dando situaciones bastante graves e incomprensibles, hasta el punto que existen acuerdos entre la Administración y las autoescuelas para establecer cupos, en contra de la propia jurisprudencia de los tribunales».


Las posibles soluciones


Para el portavoz del PSOE en la Comisión de Seguridad Vial, «el Gobierno podría, y debería, hacer más examinadores itinerantes. Han sacado 15 plazas y no se han cubierto la mayoría. Y en lugar de estas 15 podrían sacar 50 ó 70, siempre que sean de empleados públicos».

«Además, se deben establecer unos incentivos urgentes para tales puestos de trabajo. Porque nunca se van a cubrir las plazas, en tanto en cuanto el trabajador, que está en la calle, que tiene una penosidad y una peligrosidad objetivable y comprobable, tenga exactamente la misma retribución que el trabajador que está en las oficinas, con su aire acondicionado y sus pocos problemas».

«Nosotros pedíamos tres millones de euros en estos Presupuestos Generales del Estado, simplemente para cubrir los complementos de los profesionales y para sacar las plazas de itinerantes que consideramos urgentes».

«En todo caso habría que ir a un mayor dimensionamiento de las plantillas, porque, además de ampliar la de examinadores, habría que aumentar la de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, que también se ha resentido en los últimos años. No nos damos cuenta, hasta que pasa el tiempo, a dónde nos llevan las políticas de austericídio».

«Cuando año tras año hay menos guardias civiles, menos policías nacionales, menos examinadores, menos profesionales públicos por jubilaciones, o por rotaciones que no se producen, o por falta de reemplazo, comprendes que el sector público se va deteriorando y presta un servicio mucho peor cada día».

¿Se está propiciando la privatización del sector?


«El Gobierno reconoce que no es un gran problema económico el dotar de un complemento de destino, de unos doscientos euros, a cada examinador, teniendo en cuenta que ahora son unos seiscientos. Incluso si aumentara la plantila hasta los 900 trabajadores, que es el cupo que estimamos razonable, estaríamos hablando de una cantidad muy pequeña dentro de los Presupuestos Generales del Estado».

“Pero lo cierto es que Hacienda y Administraciones Públicas, es decir, otra vez el ministro Montoro, tienen este asunto bloqueado y no se aprueba la oferta pública. Y hay quien opina que se busca un deterioro del sistema para, posteriormente, proceder a una privatización, o llegar a un sistema semipúblico, como el modelo ITVs».

«Aunque el sistema semipúblico o privatizado sí está funcionando en otros países, el director general de Tráfico y el ministro del Interior se han comprometido en Comisión, en el Parlamento, a no privatizarlo. Por tanto, nuestra opinión es que la parte que tiene que ver con la DGT no está por la privatización; y la solución económica es viable y más para un Gobierno que habla de la recuperación económica con mucha alegría».



«En mi opinión, se está utilizando a las autoescuelas como rehenes de una situación que tiene un fácil arreglo y, sin embargo, no se procede a ello».


«El actual director general de Tráfico, Gregorio Serrano, se comprometió con ASEXTRA (la Asociación de Examinadores de Tráfico) a arreglar lo del complemento específico de los examinadores cuanto antes, pero indicó también que la última palabra la tenía Hacienda, que es quien en definitiva tendría que dar la solución»


«Yo ya les he dicho al ministro del Interior y al director general de la DGT que, en política, lo que no son cuentas, son cuentos. O se pone el dinero en los Presupuestos Generales del Estado, que es lo que demuestra la voluntad de hacer las cosas, o no se pone. Todo lo demás son cuentos chinos».


El Gobierno no reconoce del todo el problema


“Los discursos desde la DGT y del Ministerio del Interior, en términos generales, son irreprochables. Pero en esto de los examinadores no reconocen el problema en toda su magnitud. Las autoescuelas y los examinadores no se van a poner de acuerdo para exagerar las cosas».

«Yo creo que cuando se denuncia la situación es porque está sucediendo. Estamos todos muy de acuerdo en lo que hay que hacer, igual que en la mayoría de los problemas, pero la cuestión es que el Gobierno no acaba de rematar la faena».



«Todos los grupos políticos estamos denunciando la falta de examinadores y el problema que se les está ocasionando a las autoescuelas. Son pequeñas empresas, con una media de dos trabajadores o menos. No podemos desatenderlas pensando que esta situación no tendrá consecuencias»


«Cuando una autoescuela no puede llevar alumnos a examinar, los pierde. Y la consecuencia es que también puede perder al único trabajador que tiene, en cuyo caso la empresa se verá abocada a cerrar. A esto hay que añadir el problema que se genera a las personas que necesitan un carné de conducir para trabajar y se encuentran con que no hay ya autoescuelas en funcionamiento en su localidad»

«Es decir, se les genera un sobrecoste por desplazamientos hasta la localidad más cercana que tenga autoescuelas operativas y en pleno funcionamiento».



«Los examinadores, aunque reivindican sus complementos salariales con los paros, también reconocen la falta de al menos 250 trabajadores públicos, aunque este no sea su principal caballo de batalla».

La seguridad vial salva vidas, y es educación y formación


En otro orden de cosas, Pablo Bellido cree «que actualmente tenemos un problema, no tanto de normativa, como de educación vial y de formación vial» 


«Por cierto, aquí las autoescuelas hacen un gran trabajo que no se valora socialmente y que deberíamos poner más en valor».


«Nos faltan contenidos de educación vial en la educación reglada; también se echa de menos el papel de formador de formadores, que podrían desempeñar las autoescuelas; y, por último, una labor de reciclaje permanente que ya hacen algunas autoescuelas y colectivos de este sector, como CNAE, con muy buenos resultados».

«Un vehículo que va a 80 o 100 kilómetros por hora en ciudad, en lugar de ir a 20, 30 o 50, se convierte en un arma muy peligrosa. Y esto es un problema, ante todo, de educación».

«Por eso, precarizar la situación de las autoescuelas incidiría en la calidad de la formación y en lugar de sumar para mejorar la seguridad vial, estaríamos restando».


«En seguridad vial hay que defender unos estándares de calidad. No podemos estar regateando cuando el objetivo es salvar vidas».


«España es un país que en los últimos años ha evolucionado mucho y bien. Los accidentes y las víctimas se han reducido mucho, especialmente desde el año 2003; los vehículos son cada vez más seguros; las vías han mejorado notoriamente, pero el país no ha avanzado en la cultura de la seguridad vial tanto como sería deseable».

«Nos falta la condena social al que corre mucho, al que se distrae mandando whatsapps, y ahí también tenemos que hacer un esfuerzo colectivo, empezando por el propio Estado, que debe establecer las dinámicas escolares, formativas, etc., para que se generen mecanismos de cultura positiva en materia de seguridad vial».

Fuente: CNAE

No hay comentarios: