Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



sábado, 11 de octubre de 2014

El sistema de frenos autónomo salvará 330 vidas al año

Incorporar el innovador sistema de frenado de emergencia autónomo (AEB) a todo el parque de turismos, furgonetas y camiones ligeros de España evitaría más de 330 víctimas mortales anuales y casi 1.000 millones de euros en costes sociales asociados, según el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC).

El club automovilístico ha organizado hoy en Barcelona el iMobility Challenge, en el que se han expuesto algunas de las innovaciones tecnológicas desarrolladas para los automóviles.

Los expertos que han participado en la muestra han coincidido en que el AEB es uno de los avances más significativos en materia de seguridad de los vehículos desde que se inventó el cinturón de seguridad o el airbag.

Algunas de estas tecnologías inteligentes estarán expuestas al público durante el V Salón RACC que tiene lugar del 9 al 13 de octubre en la avenida Diagonal de Barcelona, a cuya inauguración asistieron el presidente del RACC, Sebastià Salvadó; el presidente de la FIA, Jean Todt; y la directora de la Dirección General de Tráfico, María Seguí, entre otras autoridades.

Durante el acto, Jean Todt ha destacado que ‘las tecnologías innovadoras para vehículos ofrecen el potencial para mejorar la seguridad vial y para una conducción más eficiente.Estamos ante el inicio de una nueva era en la movilidad, lo que nos llevará a una experiencia de conducción más segura, ecológica e inteligente’. En relación con las tecnologías inteligentes para vehículos, Sebastià Salvadó ha asegurado que ‘el Sistema de Frenado de Emergencia Autónomo podría reducir la cifra anual de muertes en las carreteras españolas en un 17 por ciento’.

Durante este encuentro, los expertos han hecho una demostración del funcionamiento delsistema de frenada de emergencia autónomo (AEB), una tecnología que ayuda a evitar los accidentes al identificar con antelación las situaciones críticas y avisar al conductor; además de reducir la gravedad de las colisiones que no se pueden evitar al frenar el vehículo automáticamente.

Según los expertos, el sistema AEB evitaría las colisiones por alcance, las colisiones en caravana o múltiples, la colisión con vehículos-obstáculos estáticos en la calzada y los atropellos de peatones.

Durante el encuentro también han exhibido la eficacia del control de estabilidad para motocicletas (MSC), un sistema que utiliza el sistema antibloqueo de frenos combinado de la moto (C-ABS) y el control de tracción de la motocicleta, para ayudar a los motoristas a mantener el control del vehículo.

También se ha expuesto una selección de vehículos eléctricos, aplicaciones de e-conducción y una demostración del eCall, el sistema de llamada de emergencia que será incorporado en todos los vehículos nuevos en 2017. (Información)

www.autopista.es

1 comentario:

Esteban dijo...

Con la inteligencia debe estar ocurriendo lo mismo que con el dinero, que cada vez hay más en manos de menos, y lo contrario. De ahí, que estos “nuevos ricos inteligentes” nos presuman cada vez más idiotas y afirmen cosas con toda desvergüenza frotando su bola de cristal o ebrios de tanta ciencia infusa. ¿Así que el sistema AEB evitará más de 330 víctimas mortales al año? ¿330, ni más ni menos, exactamente? Qué curiosa y paradójica precisión con el mínimo y ninguna con el máximo. Y ni se molestan en explicarnos cómo funciona ese sistema, ni un informe de las pruebas... Nada. A pesar de ser tan fácil actualmente, citar un enlace que nos lleve a los estudios completos.

Y parece que se olvida un hecho tan real como abundante: Los neumáticos en mal estado. Sobre calzada mojada (no mucho), con la profundidad en 1’6 (legal), por mucho AEB que se tenga y muy bien que funcione la distancia de frenado es enorme. Sería mucho más efectivo no dar un solo permiso de conducir sin demostrar que se sabe frenar en carretera y en pista, en seco y en mojado, con esquiva y sin ella, con neumáticos al mínimo legal y con nuevos, todo ello a 55 km/h, como mínimo. Esta prueba por sí sola cambiaría sustancialmente el nivel de formación de los alumnos, auténtica clave de la seguridad cada vez más olvidada.
Un saludo.