Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



jueves, 21 de mayo de 2015

Miles de coches vendidos en España tienen alertas por defectos de fábrica

Solo en lo que va de año, más de 40 modelos han sido llamados a revisión

El fabricante japonés de componentes Takata acaba de desencadenar la mayor llamada a revisión récord de 34 millones de vehículos vendidos en Estados Unidos de las marcas BMW, Chrysler, Daimler Trucks, Ford, General Motors, Honda, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Toyota.

Después de meses eludiendo responsabilidades, el proveedor nipón acabó este martes reconociendo que los airbags producidos en una planta que tiene en México tienen infladores defectuosos que, en condiciones de elevada humedad y temperatura, pueden explotar cuando se activan, causando graves lesiones a los ocupantes del automóvil.

Solo en EE. UU. el año pasado más de 60 millones de vehículos tuvieron que pasar por el taller por alertas de seguridad. No hay datos oficiales de Europa, ni de España, porque no existe un organismo como el instituto para la seguridad en la carretera norteamericano (IIHS por sus siglas en inglés) que contabiliza estas incidencias.

Inspección obligatoria

Lo más parecido, en el caso de España, es el Instituto Nacional de Consumo que, aunque no dispone de registros específicos sobre el sector de la automoción, solo entre enero y lo que va de mayo del 2015 ha emitido alertas de seguridad de más de 40 modelos de vehículos matriculados en toda España, incluida la comunidad gallega.

El número de unidades afectadas podría superar las 150.000, según estimaciones de esta organización, que explica que existen dos tipos de llamadas a revisión: obligatorias o voluntarias. «Lo normal es que sean voluntarias y que el fabricante no espere una orden del organismo regulador de turno para tomar cartas en el asunto. Se localizan los coches que podrían estar afectados y se contacta con sus dueños, generalmente por carta». Aclara también Consumo que el número de inspecciones obligatorias ha ido en aumento en los últimos años porque cualquier empresa está obligada a comunicar a las autoridades y usuarios si detecta un fallo de seguridad en un producto. También los usuarios pueden denunciarlas a través de las autoridades de consumo.

Un repaso rápido a la relación de modelos en alerta en España permite llegar a la conclusión de que no se salva ningún fabricante y que las anomalías afectan tanto a vehículos de gamas medias y bajas, como a las premium.

Proveedores asociados al clúster gallego de fabricantes de componentes (Ceaga) consultados explican que las llamadas a revisión son una práctica habitual en el mundo del motor. Según los expertos, los coches están formados por miles de piezas, todas ellas suministradas por fabricantes externos, y eso hace que el control sea difícil de llevarlo hasta los más pequeños detalles del vehículo. (Seguir leyendo)

www.lavozdegalicia.es

No hay comentarios: