Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



domingo, 29 de enero de 2017

La venta de antirradares de Tráfico se dispara con las rebajas de enero

Son detectores e inhibidores que están prohibidos por ley desde 2014 y que acarrean una multa económica

Los detectores suponen una multa de 200 euros y tres puntos mientras que los inhibidores son 6.000 euros y seis puntos. 

La Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (Aesmele) advierte de que las rebajas de enero están teniendo un repunte de las ventas de ‘antirradares’ ilegales de tráfico, esto es, detectores e inhibidores que están prohibidos por ley desde 2014 y que acarrean una multa económica para los infractores.

Aesleme indicó en un comunicado que la reforma de la ley de tráfico de 2014 distingue dos tipos de dispositivos ‘antirradares’ ilegales: los detectores de radar, que identifican la frecuencia del cinemómetro fijo o móvil y avisa de su presencia, lo que conlleva una sanción de 200 euros y la pérdida de tres puntos en el carné, y los inhibidores, que emiten una frecuencia que anula la del radar, lo que acarrea una sanción de 6.000 euros y la detracción de seis puntos.

Esta entidad, que se dedica a la prevención de accidentes que provocan lesiones medulares y cerebrales, precisó que, paradójicamente, “los detectores de radar se siguen vendiendo en España bajo premisas falsas”, como la etiqueta “100% legal”. De hecho, algunos jueces han anulado la multa y la consiguiente pérdida de puntos por entender que no podía demostrarse su uso, al alegar el conductor que lo lleva en el coche sin tener activada la función de detector de radar.

Aesleme precisó que un mismo dispositivo de este tipo puede incluir dos funciones: una legal, que es la de ser avisador de radares que publica la Dirección General de Tráfico (DGT), y otra ilegal, que es la de ser un detector de radares simplemente cambiando a un modo u otro con una pestañita e incluso algunos de forma automática, por lo que demostrar su uso ilegal “resulta casi imposible” y de ahí “las falsas premisas publicitarias ‘100% legal’”.

“Las rebajas de enero se convierten en una cita ineludible, que muchos consumidores aprovechan para evitar hacer desembolsos cuantiosos buscando buenas ofertas. Esto lleva a muchos conductores a buscar soluciones a las multas, en falsas promesas de legalidad. Y es que, aún hay grandes superficies y páginas web que ofrecen dispositivos, como detectores de radar e inhibidores, ocultando a los compradores los problemas que acarrea su adquisición y/o uso”, afirmó Aesleme.

Esta ONG apuntó que “es el momento” de que la DGT incluya la prohibición de venta o de posesión de los detectores, como sucede con los inhibidores, con el fin de “acabar con este vacío legal y estas sentencias mencionadas, en las que el juez dice no poderse demostrar el uso del dispositivo”.

Fuente: La Información

No hay comentarios: