Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



lunes, 27 de julio de 2015

Los peligros de fiarse del GPS

Los avances tecnológicos hacen que la conducción sea cada vez más fácil y cómoda, pero la mala utilización de algunos de los aparatos electrónicos que cada vez tenemos de manera más accesible pueden no estar exentos de riesgos.

Hoy en día cada vez son menos los conductores que no disponen de un navegador GPS, ya sea integrado en el salpicadero del coche o a través de una aplicación de su teléfono móvil. Como con cualquier otro aparato que pueda distraer nuestra atención, hay que tener mucho cuidadoy, en primer lugar, no deberemos manipularlo mientras estamos circulando.

Por muy fácil que nos pueda parecer, si desviamos aunque tan solo sea unas décimas de segundo nuestra atención de la carretera nos podríamos ver afectados por un cambio en las circunstancias de la vía al que deberíamos reaccionar, y si estamos despistados no lo haremos.

A causa de la distracción, tardamos más tiempo del normal en reaccionar ante cualquier incidencia, y si además en ese momento estamos, por ejemplo, introduciendo una dirección en el navegador, tardaremos más tiempo en ejecutar la maniobra de emergencia.

Un segundo aspecto es el «creer de forma fiel» las indicaciones del navegador. No tiene por qué cometer errores graves, pero tampoco nos tenemos que fiar al cien por cien de las direcciones que nos vaya indicando la voz del GPS. Para empezar porque el tráfico dinámico, las circunstancias pueden cambiar de forma muy rápida. Un Ayuntamiento, por ejemplo, puede cambiar el sentido de circulación de una vía. Una obra puede acarrear un desvío imprevisto, y un accidente puede hacer que una determinada carretera se cierre al tráfico.

Por eso, por mucho que el navegador nos indique que se debemos girar a la izquierda, eso no significa necesariamente que sea posible girar a la izquierda. Incluso un fallo en el sistema de recepción de señal GPS puede hacer que la carretera nos lleve directamente al cauce de un río,como ya ha sucedido en alguna ocasión. La responsabilidad es siempre del conductor, ya que el GPS nos puede dar una indicación, pero es la persona que va al volante la que tiene que estar atenta a las señales y al entorno.

Nos tenemos que responsabilizar nosotros mismos tanto de la conducción como de la programación del GPS. Para hacerlo de forma responsable y sin comprometer nuestra seguridad ni la de otros vehículos o peatones que circula por la vía, lo mejor es programar el trayecto antes de ponernos en marcha, o bien delegar y permitir que el copiloto se encargue de esta tarea.

Según un estudio llevado a cabo por «Línea Directa», la manipulación del GPS durante la conducción es un factor importante de riesgo para sus seguros de coche. Esto se debe a que mientras manipulan el dispositivo, los conductores se distraen y aumenta la probabilidad de perder el control de su vehículo y provocar choques con otros coches o con distintos elementos de la calzada.

Estos peligros quedan perfectamente reflejados en el estudio realizado por la aseguradora «Linea Directa», según el cual la utilización del GPS al conducir implica perderse la mitad de las señales de tráfico en carretera.

Asimismo, provoca que el 75% de los conductores disminuya significativamente el control sobre su coche, debido a la falta de atención. Concretamente, introducir datos en el GPS circulando a una velocidad de 90 km/h puede suponer una variación de tres metros en el control lateral del coche, lo que supone un claro agravante de riesgo para las compañías de seguros de coches, ya que puede causar una salida de vía o invasión del carril contrario.

Este estudio refleja también que los conductores consideran el GPS como una fuente de distracción, sobre todo en el momento en que el dispositivo da una instrucción de voz, ya que a veces son contradictorias (calles o carreteras cortadas por obras), están desactualizadas o se reciben muy cercanas al lugar donde hay que actuar, lo que genera precipitación y dudas. Sin embargo, también admiten que les resulta de gran utilidad, especialmente cuando se desconocen los itinerarios o las carreteras. (Información)

www.abc.es

No hay comentarios: