Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



martes, 12 de enero de 2016

Fomento autoriza la circulación de los 'megacamiones' en todas las carreteras

Ingenieros y sindicatos temen que los vehículos de 60 toneladas causen más accidentes. Los transportistas, «a favor pero sin entusiasmo»

Dos días antes de las elecciones, la vicepresidenta Soraya Saénz de Santamaría firmó una orden que amplía el volumen de los camiones que pueden circular por el país. La longitud se alarga de los habituales 18,75 metros a los 25,25; la masa alcanza las 60 toneladas. España se suma a los países que se abren a los 'megatruks' o 'megacamiones', paquidermos con no pocos detractores.

La orden recuerda su presencia habitual en otros países de la UE y que «numerosos estudios» avalan su ahorro energético y disminución de emisiones y «costes». Asegura también que «no tienen una implicación negativa en los accidentes de tráfico sino que, por el contrario, al disminuir el número de vehículos en circulación necesarios para transportar determinado volumen de cargas, se produce una reducción correlativa de la exposición al riesgo y, por tanto, se mejora el nivel de seguridad vial».

Finalmente de la instrucción se ha caído un precepto, incluido en borradores anteriores, que daba dos años a las administraciones autonómicas para que adecuaran su red viaria a estos vehículos. La norma publicada en el Boletín Oficial evita este esfuerzo al Principado, aconseja la circulación de los gigantes en autovías y autopistas «siempre que sea posible», y matiza que en todo caso los convoyes deberán expedir una autorización específica ante la Tráfico.

La obligación de adaptar la red ha desaparecido, pero no su necesidad. El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos tiene abierto un grupo de trabajo para analizar los pros y contras de la llegada de los 'megatruks'. Cabe recordar que a mayor carga por eje aumenta el desgaste que sufre el firme, y que hasta ahora los técnicos venían dimensionando su grosor y durabilidad tomando como referencia camiones mucho más ligeros que los que ahora se plantean.

Los ingenieros no están solos en el recelo. 'No megatruks' es una campaña comunitaria, promovida por 240 sindicatos y colectivos que esgrime estudios advirtiendo de los riesgos para la seguridad vial, el medio ambiente y la economía.

«La oposición viene sobre todo de los sindicatos y sectores favorables al ferrocarril», admite Ovidio de la Roza, el asturiano que preside la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM). «Nosotros, ante la presión de los cargadores y la necesidad de algún tipo de impulso, los apoyamos sin mucho entusiasmo», expone. Sus dudas apuntan a que mover más toneladas con un mismo vehículo no necesariamente saldrá más rentable al transportista: «Estos vehículos exigen de inversiones altísimas en su adquisición y el consumo de carburante, si al final compensa o no tiene mucho que ver con cómo el mercado nos deja distribuir los costes».

El profesional pronostica que «en una primera fase habrá pocas empresas operando con ellos y tendrán así más libertad para fijar precios». En caso de masificarse su uso «al final ese incremento de costes acabaremos teniendo que asumirlos nosotros, como todos los demás», agrega. ¿Veremos los 'megacamiones' pronto en las carreteras asturianas? «¿Por qué no?», opone De la Roza. «De hecho aquí hace cinco años hicimos dos o tres recorridos de prueba, con un fabricante, y no causaron ninguna situación de peligro», recuerda.

El permiso a los 'megatrucks' equivale a que «Fomento dé por perdida la batalla del traspaso modal al ferrocarril», argumenta Carlos Suárez, director de la ingeniería de transportes Vectio. A su juicio la dominación de Renfe está impidiendo que florezca el sector privado en el transporte ferroviario de mercancías; «no llegamos al 5% del reparto modal, lejos del objetivo de la UE de llegar al 20%». Los 'megacamiones' «darán la puntilla al tren», vaticina. Suárez admite que incrementar el transporte por convoy diluirá a la larga los costes, pero previene de los riesgos sobre una seguridad que «está claro que empeora. Mayor tonelada significa mayor distancia de frenado; mayor longitud significa mayor espacio de incertidumbre». (Información)

www.elcomercio.es

No hay comentarios: