Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



lunes, 15 de febrero de 2016

Los examinadores no se plantean realizar pruebas de alcoholemia

Del pasado conflicto de examinadores de tráfico, la DGTy el colectivo sacaron como pauta para el futuro la puesta en marcha de mesas de trabajo en las que analizar las futuras medidas a implantar y que afectaran al colectivo. En uno de los encuentros del mes de enero, la DGT expuso en la reunión una de las opciones que baraja para el medio plazo, que no es otra que los examinadores de tráfico sometan a los alumnos que van a tomar parte en los exámenes de conducción a pruebas de alcohol y drogas, con el fin de suspender la prueba si el alumno da positivo o se niega a realizarlas. Esa propuesta pilló por «sorpresa» a los examinadores, como reconoció Asextra, el sindicato que los agrupa, y desde la provincia apuntan a que el colectivo no se plantea llevar a cabo estas pruebas, y no creen que la medida prospere.

«La verdad es que fue una sorpresa para nosotros que se planteara algo así, y no creo que ni siquiera se traduzca finalmente en una propuesta firme», explicó Abilio Gutiérrez, coordinador de los examinadores de tráfico en la provincia de Ciudad Real. De hecho, la intención de la DGT era instaurar una experiencia piloto en dos provincias españolas, Jaén y Toledo, con las que probar esta fórmula que impediría que los alumnos pudieran realizar los exámenes bajo los efectos de sustancias que disminuyeran o alteraran su capacidad de conducción o sus reflejos.

«La intención de la DGT, según se expuso en esa reunión, era que algunos compañeros de estas dos provincias se ofrecieran como voluntarios para llevar a cabo esta experiencia piloto Jaén o Toledo», afirmó Gutiérrez. De esta forma, los examinadores que tomaran parte en la puesta en marcha de estos controles tenían que acudir a dependencias de la Guardia Civil en Madrid para formarse en la realización de los mismos, antes de ejecutarlos sobre el terreno. «No se presentó nadie como voluntario, así que, que sepamos, no se ha puesto en marcha».

Más allá de que se ponga o no en marcha la medida, los examinadores dudan incluso de la legalidad de la misma. «Es cierto que por si acaso siguiera adelante, el sindicato ha puesto en manos del gabinete jurídico la posibilidad, para que analicen si sería legal que el control de alcoholemia o drogas lo realizaran los examinadores», afirmó el coordinador del colectivo en la provincia. La DGTbasa su propuesta en el Reglamento General de Conductores, que en el artículo 57 asegura que «no se iniciarán las pruebas cuando existan indicios racionales de que, por las circunstancias que concurren, las pruebas no pueden desarrollarse con la normalidad o seguridad debidas». Por el momento, la medida es tan sólo una posibilidad expresada en voz alta que el colectivo no cree que prospere. «Conocen nuestra postura y no creo que vaya más allá», finalizó Gutiérrez. (Información)

www.latribunadeciudadreal.es

No hay comentarios: