Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



lunes, 14 de noviembre de 2016

Escándalo de los cursos de recuperación de puntos: así está

El escándalo de los cursos de recuperación de puntos saltó el verano pasado sin que, por ahora, se haya dado a conocer el resultado de la investigación de la adjudicación por parte de un organismo del Ministerio de Hacienda y de las contrataciones de Tráfico por parte del Ministerio del Interior

Si te gustan las teorías conspiratorias, te vas a divertir, porque esta seguro que te pilla cerca y es que el escándalo de los cursos de recuperación ha puesto recientemente el foco en todo el sector de las autoescuelas y en la cantidad menguante de dinero, pero aún así ingente, que siguen manejando algunas de estas empresas. Eso sí, antes de que sigas leyendo, debo pedirte disculpas porque no voy a poder contarte todo lo que he leído y, sobre todo, mucho de lo que me han contado sobre los supuestos tejemanejes de CNAE.

Para ello, haría falta tener todas las pruebas sobre el amaño de los cursos de recuperación de puntos sobre la mesa y no es estilo de AUTOBILD.ES acusar sin ellas, aunque el clamor de una multitud de autoescuelas contra su organismo de representación sectorial sea casi generalizado. Todo estalló o, mejor dicho, volvió a estallar y se hizo público en mitad del pasado verano cuando se conoció el contenido de la grabación de una conversación entre Marta Carrera (DGT) y José Miguel Báez (presidente de CNAE).

De ella se desprende que convenían las cláusulas del concurso de adjudicación de los cursos de recuperación de puntos, pero como de la misma no se deduce nada necesariamente ilegal, es mejor que saques tus propias conclusiones. Eso sí, tras conocerse su contenido, se cesó fulminantemente a la que era subdirectora de Conocimiento Vial de Tráfico. Aunque el ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguraba confiar en su inocencia. Desde entonces, el último concurso está suspendido y revisado por un organismo dependiente del Ministerio de Hacienda.

Desde Tráfico eluden dar más explicaciones a este respecto hasta que se produzca una resolución tanto de este asunto, como la que internamente han estado llevando en Interior sobre la cúpula de la DGT. Si algo 'bueno' ha tenido el escándalo de los cursos de recuperación de puntos, aunque haya pasado casi inadvertido en la peculiar realidad política española del pasado verano, es que se ha podido ver un raro ejemplo de responsable político que dimite nada más aparecer una sombra de duda sobre su gestión. De hecho, en realidad María Seguí renunciaba por otro asunto que relacionaba a su marido con la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE).

Como decía, con tanto caso de presunta corrupción política y un Gobierno, entonces, en funciones, todo esto pasó sin pena ni gloria, pero ahora, tres meses después, todavía sigue sin haber noticias de las investigaciones oficiales. Y es que, aunque lo que esté sobre la mesa sea la última adjudicación de los cursos de recuperación de puntos, en realidad, el asunto viene de muy lejos y alcanza a varias administraciones del Partido Popular y del PSOE. Resumiendo, en 2006, cuando se estableció el carné por puntos, la DGT llevó a cabo un concurso público adjudicar los cursos de recuperación. Todos los lotes fueron entonces adjudicados a CNAE.
Un sistema basado todavía en un concurso de 2006

Desde CNAE se defienden: “Tuvimos que asumirlos a pesar de que sabíamos que en muchas publicaciones estos cursos iban a generar pérdidas, como así ha sido. Por eso, y porque las cosas se hicieron con prisa, tuvimos que recurrir a autoescuelas cercanas a la dirección en muchos casos para que asumieran esta responsabilidad que nadie entonces quería”. Y seguramente tengan razón parcialmente en ciertas poblaciones de provincia, pero también es verdad que la autoescuela de Madrid que más dinero ingresa por los cursos de recuperación puede embolsarse anualmente unos 600.000 euros.

Así, en 2015, Tráfico decidió poner fin a este presunto monopolio denunciado por la Comisión nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) al adjudicar en un nuevo concurso para el carné por puntos uno de los cinco lotes a la UNED-Fundación Invesford (Castilla-La Mancha, Valencia, Murcia y Baleares) y otro, a PONS Seguridad Vial (Galicia, Asturias y Cantabria). CNAE seguía manteniendo otros tres lotes, pero todas las partes presentaron recursos. En junio de este año, el Tribunal de Recursos Contractuales de Hacienda había estimado que los proyectos presentados por PONS y UNED tenían deficiencias, por lo que de nuevo, todos los lotes quedaban en manos de CNAE. A los pocos días, algunos medios de comunicación recibimos un correo anónimo con la mencionada grabación y un archivo con su transcripción completa. 

Casi nadie duda de que esta se hace con un dispositivo que porta el propio José Miguel Báez, porque se le oye salir del despacho. Por otro lado, también está claro que su divulgación no beneficia a los intereses de CNAE: en la confederación apuntan a que esta filtración proviene de otra de las partes interesadas y que fue una escucha ilegal. El asunto está, según CNAE, denunciado ante la Policía Nacional. Sin embargo, esta guerra sucia en el sector de las autoescuelas viene de tiempo atrás y muchos de quienes se han enfrentado a la cúpula de la CNAE subrayan la afición de José Miguel Báez por grabarlo todo.

Jesús Menéndez, fundador de las autoescuelas La Guagua (Tenerife), acusa: "Báez graba todas sus conversaciones. Hace décadas, me puso un micro en un sitio común compartido entre su autoescuela y la mía. En CNAE tenía un archivo con todo esto guardado. Aunque no me consta que haya chantajeado a nadie, sí le gustaba utilizar aquello para presionarte si lo veía oportuno. Imagínese, no hace mucho, me llamó alguien cercano a Báez para vernos y tratar de acercar posturas y yo le dije que solo hablaríamos desnudos en la habitación de un hotel que yo eligiera".
Los cursos de recuperación de puntos son un gran chollo

Otro de los que llevan años enfrentados a la cúpula de CNAE es Emilio Fernández, quien fundó con unos 60 socios la plataforma Recupera tus puntos en tu autoescuela para pedir la liberalización del sistema. "Hace cuatro años, Báez cambió los estatutos para poder seguir siendo presidente. Su gran negocio es la editorial y los puntos", afirma Fernández. Pero, ¿son los cursos de recuperación de puntos un chollo? Cada año, unos 70.000 conductores reciben un Curso de Sensibilización y Reeducación Vial para recuperar puntos perdidos del carné. Hay dos tipos: Parcial (dura 12 horas, obtienes hasta seis y cuesta 210 euros) y Total, para los que se han quedado sin ninguno (dura 24 horas, obtienes ocho puntos y cuesta 395 euros).

Este último curso parcial de recuperación de puntos, han pasado unos 150.000 conductores desde 2006. A lo largo de todo este tiempo, esta actividad habría generado unos 140 millones de euros. Algo más del 82,5% se lo han repartido 200 autoescuelas y CNAE, el otro 17,5%. La Confederación Nacional de Autoescuelas afirma que estos cursos no daban beneficios al principio, y que todavía ahora, 60 o 70 de las 200 autoescuelas que los imparten deben hacerlos con solo uno o dos alumnos y que acaban perdiendo dinero. Los centros tienen la obligación de organizar al menos un curso de recuperación parcial al mes, y en la nueva licitación se iban a reubicar algunos de ellos por distintas causas.

Además, la CNAE tenía en su proyecto hasta 360 establecimientos para toda España, salvo el País Vasco y Cataluña. Sin embargo, según sus propios datos, alrededor del 75% de las autoescuelas que están ofreciendo los cursos ahora se encuentra también en el propio proyecto. Es difícil pensar que este sea un negocio ruinoso para las autoescuelas. Si comparas el precio de los cursos de recuperación de puntos con los cursos del CAP (para renovar permisos profesionales), de 35 horas y que cuestan 150 euros, la hora de clase te sale a 4,2 euros, mientras que el curso de recuperación de todos los puntos cuesta 16,45€/h y el Parcial, 17,5€/h. La autoescuela que más dinero ingresa por estos cursos en Madrid factura anualmente unos 600.000 euros.

Por eso, y por un mercado que registra 750.000 nuevas licencias cuando en 2008 se podían hacer 1.300.000, todo el sector ha visto en estos cursos de recuperación de puntos una jugosa fuente de ingresos... en manos de unos pocos. Muchas veces, miembros o exmiembros del comité ejecutivo o de la junta directiva de la CNAE (compuesta por los presidentes de las asociaciones provinciales) o sus afines. Además, se acusa a Báez de "mercadear" con los centros. Asimismo, los cursos no se hacen debidamente, como ha podido comprobar AUTOBILD.ES. "Y eso que, en Madrid, por lo menos se hacen, y bastante bien en comparación con otros sitios", acusa Emilio Fernández.

La CNAE se defiende de esto: "Se han retirado los cursos de recuperación a algunas autoescuelas y se han entregado a otras, pero siempre, en casos en los que hemos detectado irregularidades. Su realización está auditada por la empresa TÜV-Rheinland". Sin embargo, varios inculpan a su presidente de otorgar estos centros a amigos o utilizarlos para apropiarse de las voluntades de rivales. "Lo primero que hace es intentar comprarte: a mí me ofreció seis centros", afirma Emilio Fernández. Miguel Aldana, otro de los grandes enemigos del presidente Báez, cuenta que a él también le había ofrecido centros. Ellos dos y Jesús Menéndez estuvieron entre el grupo de empresarios indignados por no recibir cursos de puntos y otras disputas con Báez y la CNAE, que decidieron contratar a un famoso despacho de abogados en 2014.
¿La liberalización es positiva?

Su objetivo era presionar al Gobierno de Mariano Rajoy durante la redacción de la nueva Ley de Seguridad Vial e introducir una reforma que liberalizara el sector. A su favor contaban con el duro informe que en 2009 había emitido la CNMC contra el supuesto monopolio adjudicado a CNAE y la participación de un exministro como principal lobbista de CNAE. "Nos gastamos 80.000 euros. Poco después, nos dijeron que no solo estaba hecho, sino que iba a toda velocidad", afirman. En marzo de 2014, este fue el único punto que la mayoría absoluta del PP rechazó de todas las enmiendas que habían presentado ellos mismos al Senado. De hecho, fue la oposición (PSOE) la que denunció la labor ejercida, precisamente, por el mencionado despacho y la tachó de "antidemocrática".

El diario de esta sesión estuvo colgado unos días en la web de la CNAE para defender que todo había transcurrido con total normalidad. Aunque sí hay una irregularidad en su acepción de "poco común": que la mayoría absoluta del PP se plegó a las objeciones de la oposición, cosa que no pasó muchas veces durante la pasada legislatura. Pero, ¿liberalizar los cursos del carné por puntos es lo mejor? Para las autoescuelas que no los tienen, sí, aunque CNAE argumenta que, estando programados como están, sería difícil, por ejemplo, que personas afectadas por siniestros pudieran ir siempre a dar charlas y que, si todos los hicieran, bajaría la calidad.

De hecho, tanto la cúpula de AESLEME (Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal) como el Instituto de Tráfico y Seguridad Vial de la Universidad Politécnica de Valencia son señalados también por los rivales de CNAE por defender los intereses de Báez en esta guerra sucia de las autoescuelas. Los primeros asisten a los cursos para dar charlas o cobran por participar en sus eventos; los segundos crearon los manuales de sensibilización e imparten la formación específica a los profesores de estos cursos, que cuesta unos 1.000 euros. 

AUTOBILD.ES ha comprobado que los cursos de recuperación de puntos son más que mejorables: ya hay 8.759 conductores que han pasado por ellos en dos ocasiones y otros 219, tres veces o más. De hecho, la propia CNAE reconoce que los multirreincidentes son un claro ejemplo de que hay que cambiar muchas cosas. Tanto el programa, como el coste de los cursos han sido estipulados por la DGT, pero queda claro que, comparados con los precios del sector, son escandalosamente caros. Por ahora, la única conclusión que puede extraerse de este asunto, como de tantos otros es que cuando la Administración del Estado es descuidada, siempre lo paga el ciudadano...

 Fuente: Vicente Cano. Autobild

No hay comentarios: