Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



martes, 29 de julio de 2014

El verano es para las autoescuelas

El número de personas que se inscriben para obtener el carné de conducir aumenta significativamente durante los meses de la época estival

Hoy en día, en la sociedad cosmopolita que vivimos, parece inconcebible que alguien no tenga carné de conducir A pesar de las campañas de los ayuntamientos fomentando el transporte público, las calles de Valladolid siguen llenándose día a día de coches de todas las marcas y vehículos. Gente que va a trabajar, a hacer compras, al cine o simplemente a dar una vuelta los domingos por la mañana.

Lo tradicional es que los jóvenes se opongan a todo lo que hacen los mayores, pero en este tema, se dejan llevar por la corriente cual corderillos siguiendo a un rebaño metálico de multitud de colores, marcas y modelos. Testigos directo de todo esto son las autoescuelas, que en verano ven su número de alumnos incrementado enormemente. Dentro de este deseo masivo de obtener un permiso de conducir, los jóvenes, esos ‘borreguillos’ que por una vez siguen a sus mayores, como premio por haber terminado la selectividad y símbolo de haber pasado a la edad adulta, se inscriben en las escuelas de conducción para obtener su permiso de clase B, el que les permitirá conducir el ‘cuatro ruedas’ con el que muchos sueñan. Este dato es curioso, puesto que a pesar de que los examinadores de la Dirección General de Tráfico cogen vacaciones del 4 al 18 de agosto, los alumnos aun así se preparan concienzudamente, sabiendo que esos días no podrán presentarse a examen y que, además, están perdiéndose unas merecidas vacaciones de verano.

El presidente de las autoescuelas de Castilla y León, Miguel Martínez, aporta la visión oficial de este hecho. Martínez asegura que en verano, el número de personas que se matriculan en las autoescuelas «se duplica» y que este año «se ha notado que ha sido mejor». La crisis ha afectado especialmente a este sector, por el hecho de que el carné, al no ser un bien de primera necesidad, no es la primera prioridad a la hora de invertir. El número de matriculaciones respecto a los datos de hace 4 o 5 años «han bajado aproximadamente en un 50 por ciento». Aun así afirma que la mayoría de la gente que se apunta son chavales entre los 18 y los 22 años, lo cual es un símbolo de que la economía y el sector de las autoescuelas se están reactivando: «Antes se apuntaban chavales que iban a empezar la universidad. Ahora los jóvenes de 21 y 22 años, que cuando tenían 18 no pudieron apuntarse por motivos económicos, se están empezando a apuntar, lo cual quiere decir que ahora ya tienen dinero para apuntarse» afirma Martínez. Además, como otra muestra de reactivación, el presidente de las autoescuelas de Castilla y León afirma que, aunque la mayoría de alumnos sigan inscribiéndose para el permiso B, que permite conducir turismos y motos de hasta 125 centímetros cúbicos cuando tiene tres años de antigüedad, el permiso de clase A, que permite conducir todo tipo de motocicletas, y que no puede obtenerse hasta haber cumplido dos años de carné de tipo A2, está subiendo en número de inscripciones.

Las autoescuelas

Los que mejor pueden opinar sobre este tema son los que están a pie de calle, las propias autoescuelas. Desde la Autoescuela Poniente dan completamente la razón a Martínez y aseguran que el 75% de sus matriculados durante el año llegan durante el periodo estival y que además la mayoría de los inscritos se encuentran en esa franja de edad entre los 18 y los 22 años. El periodo más prolífero en cuanto a número de inscripciones es desde el mes de mayo, que coincide con el final del curso en segundo de bachillerato. Además aseguran que, aunque durante el resto del año también se lancen promociones, el periodo estival es muy propenso a lanzar ofertas que busquen captar un número mayor de clientes del que se espera.

Carlos, director de la autoescuela Compasco, situada en la localidad vallisoletana de Aldeamayor de San Martín, asegura que estas ofertas son esenciales, ya que hay «muchas autoescuelas y no hay suficientes alumnos para todas. La competencia es brutal, aunque debería primar más la calidad de las clases impartidas que los precios». (Seguir leyendo)

/www.elnortedecastilla.es

No hay comentarios: