Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



miércoles, 10 de junio de 2015

Al volante a los noventa y tantos

Los Mossos organizan jornadas con conductores de edad avanzada para reducir accidentes | Reclaman que las revisiones casen con los expedientes médicos

No es extraño encontrar conductores de avanzada edad en carreteras secundarias y pueblos de Lleida, una provincia en la que la media de edad de los muertos en accidentes de tráfico cada vez es más elevada. Hace años era 45 años, en 2011 subió a 50 y a día de hoy 61. Cinco de las diez personas fallecidas en lo que va de año estaban jubiladas. Los Mossos d’Esquadra explican estas cifras en los hogares de jubilados en los que suelen reunir en cada pueblo a conductores mayores para reflexionar con ellos y repasar cómo conducen y qué diferencias existen entre los coches de hace décadas y los actuales. 

“No nos planteamos que una persona mayor no conduzca porque una de noventa puede estar más capacitada que una de 25, eso sí pasando unas revisiones más estrictas”, asegura el inspector Jordi Batista para quien las revisiones tendrían que ser más periódicas y casar con los expedientes médicos. “Hay casos en los que la medicación que se toma ya puede indicar problemas seniles. Si las revisiones médicas casaran con lo que sabe el médico de cabecera habría un grueso de gente que no podría conducir”, añade Batista que tiene muy en cuenta lo que dicen los familiares de mayores muertos en la carretera. “En muchas ocasiones si los hijos les hubieran quitado el coche, les hubieran matado en vida. Es un tema de libertad, de perder movilidad. Los hijos dicen que no son quienes para decir que su padre o su madre no conduzca”.

“Es un colectivo que no acostumbra a beber, ni a correr a gran velocidad y creemos que su problema se centra más en errores, despistes, reflejos. La formación de conductores mayores no la dejaremos”, dice Batista. Pero la están reconduciendo. Comenzaron en 2005 formándoles como peatones, como conductores teniendo en cuenta la pérdida de reflejos y como educadores de los nietos, pero la parte de los niños la dejaron pronto porque vieron que no tenía utilidad. Muchos abuelos para llevarse a los niños les dejaban hacer de todo, incluso ir sin cinturón.

En la última ronda formativa realizada en 180 casales, los Mossos han tratado las pérdidas físicas y han reflexionado sobre la decisión de dejar de conducir poco a poco. “La idea es que vean que si ir a Lleida les crea una situación de estrés no cojan el coche y limiten la conducción, pero es difícil que ellos lo vean. Hay algunos que sí y te lo dicen, pero la gran mayoría no es así”, relata Jesús Alcalde, coordinador de movilidad segura de los Mossos d'Esquadra.

Más mujeres que hombres en las charlas de Mossos
Como no bajan las cifras, ahora los Mossos les preguntan a los propios mayores qué pueden hacer. “No son conscientes de que los que se matan en carretera son gente mayor. Ellos continúan diciendo que son los jóvenes. Les sorprende”, cuenta Alcalde que da otro dato: a las charlas van más mujeres que hombres. “Los hombres -afirma- dicen que ya lo saben y si tienen partida de butifarra prefieren dedicar el rato a las cartas, se piensa que un accidente de tráfico le va a pasar a otro”. 

El viernes pasado, en Torrelameu, entre los asistentes a la conferencia estaban Ramon Sitjà y Rafaela Serrano. Ambos reconocen que les sirvió. “Siempre se aprende, nos tendríamos que reciclar todos, yo camino bastante y cojo el coche en el pueblo, en Lleida y cuando voy de vacaciones, por Barcelona no. Tengo 74 años y nunca he provocado un accidente, ahora, con menos reflejos en la carretera procuro no estorbar”. Con 70 años, Rafaela Serrano también piensa que estas charlas se tendrían que “hacer con más frecuencia”.

El Servei Català de Trànsit también está reforzando la buena conducción de los mayores. El año pasado firmó un convenio con la Obra Social de la Caixa para dar 25 charlas a personas jubiladas y este año tiene previstas otras 25 más.

Adaptar la conducción
Inma Albalat es la directora y psicóloga de Revisiones Médicas Ilerda. A la persona más mayor a la que le ha renovado el carnet en Lleida es un hombre de 92 años que utiliza el coche para ir a su huerto. Sólo puede conducir 20 kilómetros a la redonda desde su casa y hacerlo de día. “Vive en una torre, se está adaptando a sus condiciones y ha hecho el test mini-mental perfecto, recuerda la psicóloga para quien en este debate hay que tener en cuenta que la edad media de la población es más elevada y que en general se llega en mejores condiciones que antes. “En las revisiones es de gran valor preguntar para qué se utiliza el coche, cómo se siente conduciendo, si hace muchos kilómetros y si es consciente o no de sus limitaciones. Algunos conductores sobreestiman su capacidad de conducir y el riesgo que supone para él y para terceros, son un peligro para la seguridad vial".

Para ella los centros de reconocimiento médico realizan una labor preventiva en materia de salud y de seguridad vial y aunque el sistema actual es bueno “debería mejorarse” estableciendo una colaboración entre ellos y los médicos de atención primaria y los especialistas. “Los centros deberían acceder a la información de la DGT sobre registro de accidentes y sanciones de los conductores y favorecer la formación de sus trabajadores”, opina. Y considera que la principal función de los centros es concienciar al conductor de sus capacidades actuales y adaptarlas a una conducción más segura y en casos extremos retirar el permiso si no están capacitados para llevar el coche.

Desde su empresa, la portavoz, Marisa Pifarré, reclama también más inspecciones por parte de la administración porque no todos los centros tienen todo el personal necesario, como sí tiene el suyo. “Contratan servicios de medicina, enfermería, psicología y todos los necesarios, pero son muchos los que cuando tienen los permisos administrativos despiden a parte del personal y hacen revisiones más superficiales”.

En España, según los datos la Dirección General de Tráfico de octubre de 2014, hay 980.790 conductores de entre 70 y 74 años. Los mayores de 74 son 1.384.001.  (Información completa)

www.lavanguardia.com

No hay comentarios: