Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



martes, 22 de marzo de 2016

El FBI alerta sobre el peligro de hackeo de los coches

El los vehículos más modernos son como ordenadores, ya lo sabíamos, lo que es una sorpresa en la nota del FBI que alerta sobre el peligro de hackeo de los coches que puede llevar a que un pirata a controlar su dirección, como recientemente se ha demostrado.

El FBI que alerta sobre el peligro de hackeo de los coches modernos que, de hecho y como se ha llegado a demostrar, los piratas pueden llegar a controlar la transmisión o la dirección del vehículo de manera remota. La cosa comenzó en 2014 cuando dos detectives de la Oficina Federal de Investigación (FBI) consiguieron desconectar la transmisión de un Jeep Cherokee mientras el vehículo circulaba por una autopista de San Luis. Poco después, una impopular y famosa compañía contrató a estos hackers.

De hecho, en el comunicado del FBI se admite que este organismo lleva tiempo analizando laciberseguridad de los coches para tratar de explicar el motivo por el que ya se han producido algunos accidentes sin resolver. El santo grial de los detectives en este caso es hallar los fallos de vulnerabilidad en el sistema wireless de comunicación por el que se cuelan los piratas para, llegado el caso, controlar la práctica totalidad de las funciones del vehículo. De hecho, como alerta este organismo en su comunicado, cuanto más aumenta la conectividad de los coches, más puertas de acceso tienen los ciberdelincuentes para colarse en ellos.

Eso sí, en la inmensa mayoría de los casos de pirateo de vehículos, lo que se pretende no es provocar un accidente de circulación, sino robar datos o información valiosa a sus propietarios, cuando no son aficionados que quieren demostrar que tal coche se puede piratear. Aunque las autoridades ya mantienen cierta comunicación con los fabricante de coches y de componentes, este fenómeno no parece que vaya a tener un punto y final sino más bien es una nueva e incipiente área delictiva. Y, como decía antes, cada vez tienen más puertas de atrás -como les gusta en denominarlas-, para colarse en tu coche, desde el navegador, hasta el acceso keyless, por no hablar, claro está del bluetooth o del wifi que ya muchos modelos equipan.

Es más, advierten que últimos dispositivos de diagnóstico de vehículos para usuarios son un acceso idóneo para los hackers que, antes, no podían colarse en las funciones complejas de los vehículos a través del conector OBD, ya que antes ahí solo se enchufaba la máquina de diagnósis del taller. Las autoridades de EEUU han empezado a confeccionar una lista de coches más fáciles y difíciles de hackear, así como sobre la seguridad de sus componentes vulnerables al hackeo, como una radio sobre la que el FBI alertó en 2015 y que era extremadamente fácil de piratear, como sucede con cualquier teléfono o tableta que esté conectada módulo LAN del coche.

Vía wifi o bluettooth, un coche puede piratearse con un ordenador a una distancia de 600 metros, pero si ese coche lleva asociada una tarjeta SIM o un teléfono conectado a su hotspot wifi, es posible hackearlo vía IP desde prácticamente cualquier lugar a través de ese dispositivo conecado al vehículo. ¿Qué puede un hacker hacerle a tu coche? El FBI divide la manipulación de los piratas en dos escenarios, por su potencial peligro a baja o a cualquier velocidad. Si viajas a menos de 18 km/h, un hacker puede apagar el motor o desconectar los frenos o la dirección; cuando viajas a más velocidad, gracias a los cortafuegos internos de los vehículos, los hacker solo deberían poder, como mucho: abrir las puertas, encender los intermitentes y manipular el cuentakilómetros, la radio o el GPS.

Fuente: Autobild

No hay comentarios: