Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



miércoles, 20 de abril de 2016

Nace la Drivers Academy RACE - Red Bull. ¿Y si las autoescuelas del futuro fuesen así?

Los jóvenes conductores noveles, dicen que no se sienten preparados para hacer frente a todas las situaciones a las que se tienen que enfrentar cuando están al volante de un coche. O eso se desprende del estudio presentado por RACE durante la presentación de la Drivers Academy RACE - Red Bull que ha tenido hoy lugar en el Circuito del Jarama.

Con ese colectivo de conductores jóvenes entre 18 y 29 años en el horizonte, ambas compañías se han unido para poner en marcha una academia de conducción de lo más avanzada, innovadora y sobre todo, diferente a los que conocíamos hasta ahora. Hemos entrado en la Drivers Academy RACE - Red Bull y esto es lo que nos hemos encontrado.

Lo primero que hay que destacar es que los cursos en la Drivers´ Academy RACE - Red Bull se dividen en tres partes en las que la participación del alumno es un pilar fundamental de su sistema pedagógico.

La marca de bebidas quiere unirse al ámbito de la seguridad vial, lo cual en principio choca bastante con su posicionamiento conocido hasta ahora, donde los deportes de riesgo eran uno de sus principales pilares.

RED BULL UTILIZA A SUS ATLETAS PARA EXPLICAR EN LAS PANTALLAS QUE UNA DE LAS FORMAS DE EVITAR ACCIDENTES ES ESTAR CORRECTAMENTE PREPARADO PARA AFRONTAR LOS RIESGOS

Pero según explicaron los responsables de Red Bull, uno de los colectivos que más bebidas de este tipo consumen es el de los conductores. Es lógico, porque en lugar de tomar un café rápido en la gasolinera cuando te encuentras un poco cansado al volante, a veces es más práctico comprar una lata e ir bebiéndola por el camino.

Si además le añadimos que los niveles de cafeína de una lata de Red Bull son los mismos que los de un café, la ecuación tiene sentido. Así pues, la marca austríaca amplía así su estrategia de estar presente en deportes de motor como la Fórmula 1 o MotoGP, y se une a RACE para reducir los accidentes de los jóvenes conductores.

Nada de grandes charlas, aquí lo que quieren es que monitores y alumnos interactúen en estas tres áreas:
Teórica de 30 minutos
Experiencias de 45 minutos
Práctica de 150 minutos
Seis divertidas experiencias

Después de una parte teórica impartida por monitores también jóvenes, los 12 alumnos que asisten a cada curso pasarán a la que posiblemente sea una de las áreas más innovadoras de la escuela.

Se trata de las experiencias, talleres en los que de forma dinámica e interactiva se explican diferentes elementos relacionados con la conducción. La primera experiencia es un simulador de vuelco en el que comprobar la importancia de los sistemas de retención como el cinturón de seguridad.

El segundo es un taller sobre neumáticos en el que se hace hincapié en la importancia del mantenimiento preventivo de los mismos, y se muestran los distintos tipos de neumáticos que hay (verano, invierno y todas las estaciones), así como sus niveles de agarre dependiendo del tipo de asfalto por el que circulamos.

El tercer taller va sobre atropellos de animales, ya que los accidentes por encontrarse con animales en la calzada son de los más comunes en nuestro país. Te cuentan cómo debes reaccionar y qué hacer en caso de un accidente de este tipo.

El cuarto taller permite a los jóvenes ponerse al volante en unos simuladores en los que son invitados a dar una vuelta al Circuito del Jarama virtual y utilizar al mismo tiempo su teléfono móvil para enviar mensajes. Evidentemente, la salida de pista está asegurada.

En el quinto taller, un coche cortado por capas les permite a los monitores explicar las diferentes partes que componen un vehículo y dónde se sitúan los sistemas de seguridad, cómo actúan, etc.

Por último, el sexto taller antes de abandonar el aula, consiste en una prueba de reflejos a la que los alumnos tienen que enfrentarse en condiciones normales o con unas gafas que simulan los efectos de las drogas y el alcohol.

Al volante con sus propios coches

La última parte de un curso en la Drivers Academy RACE - Red Bull es tal vez la más importante, porque los alumnos podrán enfrentarse a situaciones como una frenada de emergencia, una esquiva, o una zona deslizante con su propio coche.

Es importante este punto porque en la mayoría de las escuelas de conducción, los conductores utilizan otros vehículos que en muchas ocasiones son demasiado diferentes a sus propios coches. Aquí usarán los suyos y luego los Volvo de la escuela, para poder comparar cómo se comportan unos y otros al enfrentarse a situaciones de riesgo.

Por último, los coches de los alumnos serán sometidos a una revisión de 50 puntos básicos de mantenimiento, en el que los expertos del RACE les asesorarán sobre posibles mantenimientos preventivos que no están haciendo.

Con todo esto, la Drivers Academy RACE - Red Bull se presenta como una de las propuestas formativas más innovadoras de cuantas hay en España para impartir formación en seguridad vial. Porque los jóvenes de hoy aprenden con métodos muy diferentes a los de los jóvenes de hace 10 años.

Fuente: www.motorpasion.com

No hay comentarios: