Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



martes, 5 de julio de 2016

Las grabaciones del supuesto amaño en la DGT: “Yo lo que no quiero es putear”

Tráfico investiga irregularidades en el sistema de concesión de los cursos para recuperar los puntos. Competencia ya exigió al Gobierno que lo cambiara en 2009

Una conversación filtrada entre Marta Carrera, subdirectora adjunta de Formación Vial de la DGT, y José Miguel Báez, presidente de la Confederación Nacional de Autoescuelas (CNAE), revela cómo las dos partes se consultaban los requisitos a incluir en los pliegos de condiciones de las adjudicaciones que Tráfico sacaba a concurso. "Yo lo que no quiero es putear", le dice Carrera a Báez en una grabación que ha puesto contra las cuerdas a la DGT y al sistema de concesión de los cursos de recuperación de los puntos del carné, que CNAE lleva ganando en exclusiva desde hace una década. Según la denuncia de una plataforma de autoescuelas afectadas, el audio demuestra que "existía un trato de favor". Tráfico ha abierto una investigación para averiguar si se amañaron.

"Aquí hay unos conflictos entre diferentes proveedores que es un tema entre ellos. A mí me compete investigar que la ejecución por parte de la DGT haya sido justa y dentro de los parámetros, no ya solo de legalidad, sino de la máxima calidad", ha explicado este martes la directora general de Tráfico, María Seguí, que ha insistido en que el organismo que encabeza no obtenía ningún beneficio monetario de los cursos de recuperación de puntos: "Es un caso peculiar porque no se trata de una contratación, no hay dinero involucrado, la DGT ni paga ni cobra, pero sí se trata de una concesión".

En septiembre del pasado año, la DGT adjudicó los cinco cursos de recuperación de los puntos que gestiona —excepto los de Cataluña y País Vasco, donde las transferencias se encuentran transferidas— a tres entidades: tres a CNAE, uno a la Fundación UNED-Fundación Invesford y otro a la consultora PONS Seguridad Vial. Por primera vez desde la implantación de este sistema con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, Tráfico rompía con el monopolio de la CNAE. Aunque, eso sí, esta medida no llegó a ejecutarse, ya que la decisión fue recurrida por la patronal de las autoescuelas y el sector se encuentra a la espera de que el tribunal administrativo se pronuncie.

Aún así, este monopolio lleva años muy cuestionado. La plataforma de afectados ha denunciado reiteradamente los hechos. De hecho, afirman que "hace tres o cuatro meses" informaron de irregularidades a la propia DGT y a los ministerios de Presidencia e Interior. Y, además, la Comisión Nacional de Competencia (CNC) elaboró en 2009 un informe donde recalcaba cómo el sistema de concesión "restringía la competencia"; cómo se creaban "clientelas cautivas" en determinados territorios donde no se ofertaban alternativas; y cómo estos cursos acababan dándose a las autoescuelas que formaban parte de la CNAE.

A tal nivel llegó el informe de la CNC, que Competencia exigió directamente al Gobierno que modificase el sistema de adjudicación de estos talleres para que tuviesen la posibilidad de impartirlos todos aquellos centros que acreditasen unos mínimos. Una medida que se abordó en la primera legislatura de Rajoy, cuando el PP introdujo en el Senado una enmienda en la Ley de Seguridad Vial para introducir los cambios propuestos por la CNC. Aunque, finalmente, los populares la retiraron y mantuvieron el sistema diseñado por el PSOE.

"Aquí no hay monopolio porque nosotros hemos ganado un concurso público. No se ha adjudicado nada a dedo", se defendía Báez en conversación con EL PAÍS. La CNAE, que ha anunciado que presentará una denuncia ante la Policía Nacional por supuestas "escuchas ilegales a su presidente", gestiona los cursos para recuperar los puntos en todo el país. Incluido Cataluña, donde antes estaban en manos del Real Automóvil Club de Cataluña (RACC); y País Vasco.
"Tengo que ponerlo al pie de la letra"

La conversación entre Carrera y Báez, de más de 44 minutos y a la que ha tenido acceso EL PAÍS, aborda varios de los requisitos a incluir en el pliego de condiciones para la concesión del concurso. La subdirectora de la DGT le pregunta sobre las "mejoras técnicas" que el presidente de la CNAE tiene previsto pensado proponer. Este es el extracto:

Báez: ¿Y qué quieres que te cuente?

Carrera: ¿Qué mejoras técnicas…?

B.: Yo tengo en la mente tres o cuatro cosas. Supervisión, mejor todavía, si cabe.

C.: Supervisión cómo.

B.: O sea… Por ejemplo… Oye, eso, déjalo para que cada uno mejore.

C.: No, porque tengo que ponerlo al pie de la letra.

Los dos también hablan sobre otros requisitos: como que las autoescuelas tengan un certificado ISO para poder dar estos cursos. O que dediquen un aula en "exclusividad" para estos talleres —lo que perjudicaría, según la plataforma de afectados, a aquellas autoescuelas más pequeñas—.

Carrera: ¿Os podemos pedir la exclusividad?

Báez: ¿Por qué no?

C.: Yo lo digo por vosotros. No por mí. A ver, te estoy teniendo en cuenta. Primero que es un servicio público. Segundo que os sea rentable. Y tercero, a partir de ahí yo ya empiezo a poner unos requisitos. No he ido al extremo éste.

B: Vamos a ver, un señor que en su autoescuela se dedique a seis o cuatro actividades, más el permiso por puntos, ¿puede hacerlo con un aula? Te pregunto.

C.: No.

B.: Pues ya está. La respuesta tú la tienes ya. ¿Puedes o no puedes pedir un aula en exclusividad para el permiso por puntos?

C.: Yo te preguntaba a ti…

B.: Yo te digo "Sí".

C.: Vale, pues ya está. Si me lo dices tú, entonces vale. Yo lo que no quiero es putear.
“Me dice: a ver cómo repartimos entre el RACC y vosotros el tema”

En un momento de la grabación, Báez también le cuenta a Carrera que teme que el Servei Català de Trànsit le quite los cursos en esta comunidad autónoma, donde habían ganado el concurso por "doce puntos" en detrimento del RACC.

Báez: ¿Sabes lo que me ha dicho [el entonces director del Servei, Joan Josep Isern]?

C.: No.

B.: Me dice… Claro, se ve que no tenía ni puta idea.

C.: ¡Nada! Si es un arquitecto.

B.: Me dice: "A ver cómo repartimos entre el RACC y vosotros el tema".

C.: Ah, ¿te lo llegó a decir?

B.: Y yo me callé la boca. Digo: "¿Qué le contesto yo a este hombre, qué le digo? ¿Que no se puede…?". Estos están haciendo a ver de qué forma nos echan a la calle.

La subdirectora de la DGT también le pide al presidente de la CNAE total discreción sobre esta conversación: "Con total discrecionalidad, que sé que tú la tienes. Pero, por favor, que los de alrededor también".

Fuente: El País

No hay comentarios: