Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



jueves, 19 de mayo de 2016

Camión que se conduce solo

Aunque el conductor todavía estará al mando, varias empresas trabajan en el trasnporte de mercancías semiautónomo, cuya utilidad podría convencer a los reguladores para que lo aprueben antes que a Google

Mucho antes de que los coches autónomos salgan a la carretera, flotas de camiones robóticos de largo recorrido podrían empezar a transportar mercancías por todo Estados Unidos.

Una start-up llamada Otto es la última empresa que se suma al desarrollo de la conducción autónoma de camiones. Y el equipo de Otto incluye algunos ingenieros del equipo de conducción autónoma de Google, además de Tesla, Apple y Cruise Automation, que se han unido a la empresa para desarrollar una tecnología que convierta un camión convencional en un vehículo parcialmente automatizado.

La industria del transporte de mercancías podría representar una inteligente manera de comercializar la conducción autónoma. Los camioneros pasan mucho tiempo recorriendo carreteras abiertas, que resultan mucho más fáciles de navegar para un sistema de conducción autónoma. También es posible que los camiones autónomos viajen en densos y aerodinámicos pelotones. Y para las empresas de transporte,cualquier pequeño aumento de la eficiencia pueden generar importantes ahorros.

Algunos fabricantes de camiones, incluidos Volvo y Daimler, también estudian los camiones autónomos, y otras start-ups como Peloton Tech ya han probado tales sistemas. 

El problema para todos estos interesados, al menos por ahora, es que los conductores aún necesitarán asumir el control cuando los vehículos se adentran en zonas pobladas, y técnicamente tendrán que estar al mando mientras el camión viaje por carretera. Eso significa que los camiones autónomos no podrán conducir durante más horas que un humano.

Eso podría cambiar, sin embargo, siempre que se les pueda convencer a los reguladores de que lanzar unos robots de 40 toneladas a las carreteras sea una buena idea.

Fuente: MIT Technology Review 

No hay comentarios: