Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



jueves, 19 de mayo de 2016

¿Se puede conducir con Parkinson?

No hay una respuesta rotunda a la pregunta de si se puede conducir con Parkinson. Se trata de una enfermedad degenerativa y progresiva que en, función de su avance y de la respuesta de cada paciente a la medicación, llega a ser incompatible con la conducción.

Doctor, ¿se puede conducir con Parkinson? La duda afecta directamente al 1,5% de los mayores de 60 años, pues este es el porcentaje de penetración de esta enfermedad que suele afectar superada la sexta década de vida.

El parkinson es una enfermedad neurodegenerativa que se manifiesta con diferentes síntomas motores: temblor; rigidez en las manos, brazos, piernas y tronco; lentitud de movimientos; y alteraciones del equilibrio y la coordinación. Además, suele aparecer y evolucionar acompañada de alteraciones emocionales (desde apatía hasta deshinibición), visuales, perceptuales y en la función cognitiva (puede derivar en demencia).

Al ser una enfermedad progresiva, saber si se puede conducir con Parkinson depende de en qué grado se encuentre cada paciente. 

No existe una cura para el Parkinson pero sí tratamientos que ralentizan su evolución y permiten que los pacientes controlen, en mayor o menor grado, los síntomas. 
¿Los conductores con Parkinson tienen más accidentes?

Difícil pregunta esta también. Desde la DGT explican que no existen pruebas de que los conductores con Parkinson tengan más riesgo de sufrir un accidente cuando se encuentran en fases tempranas de la enfermedad. Ahora bien, a medida que esta avanza sí hay estudios que demuestran que tienen mayor riesgo.

Lo que sí está claro es que cualquier enfermo de Parkinson debe ser tratado con medicación desde el momento en que es diagnosticado y esto da lugar al segundo debate: ¿afectan los medicamentos a la conducción?

Desde Tráfico manejan datos que apuntan que ocho de cada 10 afectados por Parkinson tienen permiso de conducir. Eso no significa que todos ejerzan como conductores. La DGT y los expertos piden a los amigos y familiares que estén atentos al momento en que aparezcan las primeras alteraciones cognitivas pues en ese momento lo aconsejable es que dejen de conducir.Todos los expertos coinciden en que los tratamientos que se emplean contra esta enfermedad neurodegenerativa facilitan la conducción porque reducen el impacto de los síntomas motores. Sin embargo hay casos en los que tienen efectos sobre el sistema nervioso, tales como ataques epilépticos o episodios de sueño repentino. Por eso, todos los medicamentos contra el Parkinson incluyen el pictograma sobre medicamentos y conducción que alerta del riesgo que puede suponer para los conductores y remite al prospecto para ampliar información.


Fuente: Autobild

No hay comentarios: