Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



jueves, 19 de marzo de 2015

La reducción de prácticas para abaratar el carné de conducir eleva la tasa de suspensos al 60%

Más de la mitad de los conductores riojanos desciende del coche en el que ha realizado el examen práctico con la etiqueta de 'no apto' en su expediente. La crisis económica ha llevado a muchos alumnos en las autoescuelas de todo el país, también en las de la región, a encarar su batalla por obtener el carné con el menor número de horas prácticas posible, lo que ha provocado en los últimos cinco años un incremento imparable en el porcentaje de suspensos, una tasa que en La Rioja ronda ya el 55-60%, cuando hace un lustro apenas superaba el 30%.

«Las exigencias son cada vez mayores, ya no sólo por decisiones de la DGT, sino por la evolución de la propia vida. Pero claro, si un alumno decide dar menos clases... Tú puedes aconsejar, pero no imponer, porque no hay un mínimo de clases prácticas exigido. Si el alumno te lo pide, estás obligado a presentarlo al examen», explica Enrique Uruñuela, presidente de la Asociación de Autoescuelas de La Rioja.

Entre 28 y 30 euros más IVAAunque los expertos fijan en una veintena la media de clases necesarias para aprender a conducir, desde la asociación riojana, que agrupa a 38 autoescuelas, se huye de las generalidades. «Cada persona es distinta, hay gente que con 12 o 15 horas de clase práctica puede estar preparada, pero otros necesitan 25, 30 e incluso 40», asevera Uruñuela.

Con un precio medio de 28 o 30 euros más IVA por cada clase práctica de una hora, muchos alumnos tratan de abaratar la factura de su carné de conducir, que en La Rioja ronda los 1.000 euros más IVA (21%), con una reducción del número de horas al volante, una estrategia que ha provocado que el porcentaje de alumnos aptos no haya dejado de descender. «En la actualidad estamos hablando de un tasa de aprobados de entre el 40 y el 45%, cuando hace unos pocos años, antes del comienzo de la crisis, el porcentaje de éxito rondaba el 70%, porque estábamos entre los dos mejores porcentajes de España, posición que, de hecho, mantenemos también hoy», explica el presidente de la Asociación de Autoescuelas de La Rioja.
La estrategia, incluso, se vuelve muy a menudo en contra del bolsillo del propio alumno, que, en caso de suspenso, verá cómo se incrementan sus gastos debido a que, además de retomar las clases prácticas para reforzar su preparación, tendrá que volver a abonar las tasas de Tráfico, unos 90 euros.

«Nuestra apuesta y el objetivo de la Asociación de Autoescuelas de La Rioja es anteponer, antes que cualquier otra cosa, la calidad en la enseñanza, lo que pasa es que, insisto, no puedes imponerle a nadie dar más clases porque no hay un mínimo de horas establecido, como tampoco hay un máximo», remata Uruñuela, responsable también de Autoescuela Trafic.

Cinco examinadores

Junto a la pérdida de alumnos por los embates de la crisis, las autoescuelas españolas arrastran desde hace tiempo un problema añadido, el de las demoras por la falta de examinadores suficientes en las jefaturas provinciales de Tráfico. Sin llegar a los colapsos que se han producido en otras regiones, la comunidad riojana no escapa a un problema, que se agudiza en los épocas de mayor demanda de alumnos, verano, Navidad y Semana Santa.

«En La Rioja tenemos ahora solo cinco examinadores, uno fijo y cuatro itinerantes, aunque en ocasiones nos quedamos con cuatro. Eso ha provocado que no se pueda mantener el ritmo de exámenes semanales que teníamos y que se tengan que reducir a dos por mes e incluso a una sola convocatoria mensual. La demora viene siendo, en momentos puntuales, cuando hay más demanda de alumnos, de entre dos y tres semanas, retraso que no contribuye a mejorar la mejor preparación del alumno, sino todo lo contrario, al no existir continuidad en la enseñanza, lo que repercute en la calidad», explica el presidente de la Asociación de Autoescuelas de La Rioja.

Con exámenes en Logroño y Calahorra, Uruñuela concreta que «en el caso de la capital riojana el problema radica en los exámenes prácticos y en La Rioja Baja afecta a ambas modalidades, a la prueba teórica y a la de conducción».

Tras advertir de que no es un problema riojano, sino nacional, el presidente de la Asociación de Autoescuelas de La Rioja aclara que «no tiene nada que ver con la Jefatura Provincial de Tráfico, donde sabemos que hacen todo lo posible por volver a cubrir las plazas que han quedado vacantes por las jubilaciones. Es una decisión estatal y la solución tiene que venir desde Madrid, de la Dirección General de Tráfico». (Información completa)

www.vialred.com

No hay comentarios: