Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



lunes, 31 de agosto de 2015

‘La tigresa’, ya tiene permiso de conducir

Disidente de ETA desde 2010, López Riaño lleva 22 años presa, pero sigue sin poder salir «por no reconocer el daño causado». Apróbó el carné de conducir tras 17 clases 

Idoia López Riaño, la histórica etarra conocida como ‘la Tigresa’ y ahora desvinculada de la banda, ha obtenido el permiso de conducir a la primera, tanto el teórico como el práctico, después de salir 17 veces del centro penitenciario de Zaballa (Nanclares de Oca, Álava) para realizar las clases prácticas. La reclusa estuvo acompañada de un educador y no tuvo control policial, según fuentes judiciales.

La Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario accedió en diciembre pasado a la petición de López Riaño para obtener el permiso en un autoescuela de Vitoria próxima a la prisión de Zaballa, en la que cumple condena hasta agosto de 2018 por los 23 asesinatos cometidos en los años ochenta. Ya lleva cerca de 22 años entre rejas.

El centro accedió a la petición de López Riaño en cumplimiento de una resolución dictada por la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, cuya sección primera acordó a mediados de noviembre de 2014 que la reclusa pudiera obtener el carné en aplicación del artículo 117 del Reglamento Penitenciario, situación legal necesaria para aquellos internos en segundo grado que no disfrutan de permiso de salida, como es el caso de la que fuera integrante del ‘comando Madrid’ de ETA.

La autorización supuso que abandonara la cárcel de lunes a viernes durante dos horas diarias para aprender a conducir. El permiso se extendía durante «15 días» —finalmente fueron 17 con el examen práctico— y la interna estuvo acompañada de un educador del centro penitenciario que habitualmente trabaja con ella, según la resolución de la Junta en la que en su momento tuvo acceso este periódico. El educador es un funcionario que se ocupa de la parte terapéutica del recluso, que pasa tiempo en su módulo y valora su evolución. También forma parte de la Junta que establece y supervisa los programas de tratamiento.

En el caso de ‘la Tigresa’, durante sus horas de libertad no tuvo custodia policial, ya que el aplicarle el 177 del reglamento penitenciario se supone que estamos ante internos en segundo grado (el anterior al régimen de semilibertad) (Información)

www.diariodeleon.es

No hay comentarios: