Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



miércoles, 12 de agosto de 2015

Tres cosas que nunca debes hacer con el embrague

Aprobados por la autoescuela, todos los conductores cogemos vicios y algunos no le sientan nada bien a los coches. Aquí van tres cosas que nunca debes hacer con el embrague (y todos hacemos en más de una ocasión).

Cuidar tu coche no pasa por mantenerlo limpio y brillante, aparcar en sitios espaciosos con menos peligro de que alguien lo arañe y someterlo a las revisiones periódicas que marca el fabricante (que también). Cuidar tu coche significa evitar ciertos vicios que, tarde o temprano, todos adoptamos y que el sientan realmente mal. Un ejemplo son estas tres cosas que nunca debes hacer con el embrague:

1. Dejar el pedal pisado en los semáforos.

Es cierto que muchos profesores de autoescuela aconsejan mantener el embrague engranado mientas esperas a que el semáforo pase de rojo a verde. Lo hacen porque así es más fácil arrancar y hay menos posibilidades de que se cale en pleno examen. Si tu profesor te indicaba que lo hicieras, esta es una de las pocas cosas que debes olvidar de todo lo aprendido antes de sacarte el permiso de conducir.

Dejar el embrague pisado en los semáforos produce fricciones en el disco que acortan su vida útil, al mismo tiempo que exigen un sobreesfuerzo innecesario a todas las piezas que acompañan al pedal del embrague.

2. No pisar el pedal a fondo al cambiar de marcha.

Igual de perjudicial es no pisar a fondo el embrague cuando se engrana una marcha como no soltarlo completamente tras haberlo hecho.

El pedal hay que presionarlo hasta el final del recorrido para que la palanca de cambios se mueva con suavidad y la marcha se seleccione con facilidad. Y una vez que hayamos cambiado la marcha, se deberá soltar por completo para que el embrague no sufra más de lo debido.

3. Dejar el pie sobre el embrague.

Cuando no se utilice, el pie izquierdo debe descansar sobre el reposapiés (por algo se llama así...). Pero los conductores novatos e inexpertos creen que alejándose del pedal, no serán capaces de volver a encontrarlo cuando les haga falta utilizarlo de nuevo. Por eso, para estar preparados, prefieren apoyarse todo el rato en el embrague. Aunque la presión sea mínima, siempre se produce un pequeño desacople entre el disco del embrague y el motor, lo que va produciendo un desgaste inusual y acelerado. (Información)

www.autobild.es

No hay comentarios: