Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



lunes, 31 de agosto de 2015

Las autoescuelas se reinventan

La crisis ha rebajado a más de la mitad la expedición de los permisos de conducir El sector sobrevive con un crecimiento de la oferta y con nuevos servicios

Las autoescuelas tampoco se han librado de los efectos de la crisis. Desde el año 2008 la expedición de permisos de conducir ha caído en picado, un descenso que ha ido parejo también a los ingresos medios que reciben estas empresas. Una situación que ha obligado al sector a reinventarse para sobrevivir. 

Paradójicamente, la bajada de los permisos coincide con un aumento de nuevas autoescuelas, según un informe realizado por Pons, consultora especializada en seguridad vial. La tendencia se observa en toda España, donde en los últimos seis años la apertura de centros de formación ha subido un 16%, mientras que la expedición de carnés ha descendido un 52%. Y es incluso más acusada en Sevilla, que es una de las provincias que registra un mayor crecimiento de autoescuelas (un 48%) y también un menor número de permisos (-64%). 

La explicación está en la propia crisis del sector, que ha provocado que los alumnos disminuyan y ha obligado a cerrar oficinas de grandes autoescuelas, lo que ha supuesto el despido masivo de muchos profesores que han tomado como alternativa profesional el autoempleo. Y, a mayor competencia, menos ingresos pues resulta obligado rebajar los precios. Según el estudio de Pons, sacarse el permiso de conducir con una media de 20 clases prácticas se ha abaratado en los últimos seis años casi un 23%. 

Es lo que ha ocurrido en Sevilla donde, por ejemplo, la segregación de grandes compañías como Heliópolis o Leonesa favoreció la proliferación de autoescuelas por parte de empleados que se vieron sin trabajo y optaron por montar sus propios negocios. Así, la gran oferta existente en la capital y su área metropolitana, sobre todo, creó también la necesidad de abaratar los precios y crear nuevos productos más asequibles para competir. 

Es el caso de la Autoescuela Low Cost. Carlos García, e l encargado de este negocio de la Carretera de Carmona, explica cuál es su receta para que haya podido ir ganando alumnos desde su apertura en 2012. Más horas de aprendizaje por el mismo precio, no cobrar las tasas de gestión ni el examen teórico y una mayor presencia en las redes sociales son las claves para que en los últimos tres años haya crecido a un ritmo de un 20% más de clientes. "Hoy en día tienes que ser hasta community manager si quieres sobrevivir en este sector", apunta García, que ya planea abrir un segundo establecimiento. 

La crisis se ha notado, sobre todo, en la expedición de permisos vinculados al transporte profesional. A nivel general, el C1+C bajó más de un 68% y el permiso D1+D lo hizo casi un 70%. En este sentido, Carlos García confirma que, tras la explosión de la burbuja inmobiliaria a principios de 2008, este tipo de carnés de conducir han ido descendiendo de manera considerable, sobre todo los necesarios para circular con camiones, maquinaria especial no agrícola o caravanas. Si bien en esta época de recesión sí ha aumentado la expedición de permisos del tipo A (motocicletas, ciclomotores o triciclos motorizados) y B (vehículos y camionetas). Sobre todo, a partir del año pasado, cuando empezó a notarse un cambio de tendencia. El informe de Pons aprecia que en España en 2014 los permisos tipo B subieron un 3,3% y los de tipo A, un 12%. 

Esto ha permitido a Jaime Pellicer, director de la Autoescuela Jaime, mantener su facturación con respecto a años anteriores, pues se trata de un centro dedicado exclusivamente al permiso de clase B. 

Sobre ese cambio, la directora general de Pons, Shara Martín, apunta que la explicación hay que buscarla en la consecuencias de la propia crisis pero también en las prioridades y valores de las nuevas generaciones: "Hoy internet y el despegue de la economía colaborativa, con aplicaciones como BlaBlacar o Uber, y que los jóvenes hoy prefieran comprarse un smartphone que sacarse el carné de conducir y apuesten por transportes públicos o bicicletas son factores a tener en cuenta para concluir que difícilmente volveremos a las tasas de 2008, con casi un millón y medio de permisos" . Ante este panorama el sector tiene que reinventarse o morir. (Información)

www.diariodesevilla.es

No hay comentarios: