Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



jueves, 5 de noviembre de 2015

¿Cómo ahorrar gasolina en la moto? Conducción eficiente

Uno de los grandes puntos a favor de la moto respecto a otros medios de transporte es que llegan a tener consumos moderados con los que al cabo del año se ahorran unos cuantos euros, pero ¿se puede gastar menos gasolina? Te contamos cómo hacerlo.

Lo primero que hay tener claro a la hora de hablar de consumos en una moto es que estos van a venir marcados en gran parte por la propia máquina (cilindrada, peso…) y por el uso que se de a la misma, pues no necesitará la misma gasolina la misma moto en diferentes condiciones.

Partiendo de esa base es cuando hay que saber que todos y cada uno de los movimientos y de la manera que tenemos de llevar la moto van a influir en la gasolina que vamos a ir necesitando. En algunos casos lo ahorros serán imperceptibles en un periodo corto de tiempos, pero serán contrastables con el paso de los kilómetros. En otros casos, la diferencia en cuanto a eficiencia a la hora de conducir será tan notable que el bolsillo lo agradecerá.

Para conseguir una conducción eficiente, lo más importante es emplear la cabeza

La premisa fundamental es que una conducción eficiente parte de una conducción racional. Los estilos agresivos aumentan los consumos, por lo que el primer punto que hay que hacer es conducir con el mayor “mimo” posible. En el caso de los scooters, como se trata de vehículos automáticos, hay que llevar a cabo aceleraciones progresivas, ya que cuanto más rápida sea la aceleración, más combustible necesita. De hecho, el punto donde más combustible consume cualquier vehículo es en el que comienza a andar, una vez se establece una velocidad de crucero el consumo desciende. Si se trata de una moto con marchas, la salida debe ser, igualmente, suave y progresiva, aunque en esta ocasión hay que tener en cuenta que también hay que cambiar de marcha sin llegar a un régimen de vueltas elevado, pero tampoco demasiado bajo, pues esto supondría también un consumo extra.

La regularidad y constancia de velocidad cuando se está en trayectos de autopista o autovía o tramos de recta en carretera convencional son vitales. Como hemos visto antes el consumo se dispara acelerando, por lo que mantenerse a la misma velocidad siempre que sea posible garantiza un consumo moderado.

Otro de los puntos más importantes a la hora de intentar bajar el consumo es vigilar las frenadas. No es que frenar fuerte incremente el consumo en sí en las motos con la electrónica actual, que cortan el suministro de gasolina si no se le está dando gas aunque el motor esté alto de vueltas y reteniendo, si no que si anticipas la frenada y sabes que tienes que parar en un semáforo, stop… y sueltas gas con tiempo, no vas acelerando, si no dejando correr la moto con la inercia que lleva.

También hay que tener en cuenta la aerodinámica. Cuanto mayor sea la capacidad de penetración en el muro invisible de aire por parte de la moto y su conductor, menor potencia necesitará para circular a la misma velocidad. Sin embargo este punto, que es realmente eficiente, implica tener que ir lo más agachado posible tras la cúpula o pantalla, algo que no siempre es posible y que es realmente cansado.

Para cerrar esta serie de consejos hay que saber que a mayor velocidad, mayor consumo. De esta manera, si se circula dentro de las velocidades legales de la vía, además de ganar en seguridad, se reducirá también el consumo, que a partir de 120 comienza a crecer de manera exponencial. (Información)

www.soymotero.net

No hay comentarios: