Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



martes, 3 de noviembre de 2015

Una broma cara: 3.000 euros de multa por llevarse unos conos de tráfico

- Cuatro jóvenes de Tomares (Sevilla) que volvían de madrugada de la feria de la localidad lo usaron como trompetas

- Fueron interceptados por la Policía Local, que considera que pusieron en riesgo la seguridad del tráfico

Eran las 5.20 horas de la madrugada del pasado 4 de septiembre. Cuatro amigos de Tomares, en Sevilla, regresaban a casa después de pasar la noche en la feria de la localidad. De camino a su coche, encontraron los conos reflectantes que la Policía Local había situado para ordenar la circulación sobre un paso para peatones en la avenida Alcalde Ricardo Fernández Cuello, uno de los principales accesos al pueblo desde la autovía A-49. Entre bromas y veras, los amigoscogieron un par de conos y se los llevaron sin percatarse de que, desde unos 50 metros, una pareja de policías los observaba. Los agentes los alcanzaron y los identificaron. La broma de los conos les va a salir a los cuatro amigos por 3.000 euros.

Sin saberlo, movidos posiblemente por la euforia de la fiesta, los cuatro jóvenes habían infringido el artículo 142 del Reglamento General de Circulación, que establece multas de 3.000 euros para quienes retiren o deterioren la señalización permanente u ocasional, hecho al que otorga la consideración de infracción grave.

El gobierno municipal de Tomares asegura que los agentes de la Policía Local sólo cumplieron con su obligación, y señala que la cuantía de las multas no las decide el Ayuntamiento sino el reglamento de tráfico. Al retirar los conos del lugar donde habían sido situados por la Policía Local se puso en riesgo la seguridad del tráfico, señalan fuentes municipales, ya que a esa hora y en las proximidades de la feria existía un dispositivo especial para evitar accidentes. La avenida Alcalde Ricardo Fernández Cuello no sólo sirve de acceso a la localidad y al recinto ferial, sino que junto a la misma se sitúan las atracciones.

Según el parte policial, los jóvenes, además, golpearon con los conos un vehículo que estaba aparcado en la zona habilitada para taxis y discapacitados y, mientras se alejaban del perímetro de seguridad, se los iban pasando unos a oros y poniéndoselos en la boca a modo de trompetas.

El Ayuntamiento señala que la zona estaba perfectamente señalizada con vallas y balizas luminosas con el objetivo de que los vehículos no invadieran el espacio peatonal, por lo que los jóvenes no pudieron haber pensado que los conos habían sido abandonados. Recuerda, además, que la multa puede ser recurrida, y que puede reducirse su cuantía al 50 por ciento si se abona durante el periodo voluntario. (Información)

www.elmundo.es


No hay comentarios: