Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



miércoles, 25 de noviembre de 2015

Un padre condenado por amenazar al examinador que acababa de suspender a su hija

El pasado 27 de mayo en Málaga se produjo un incidente grave en el que un examinador de tráfico, en ejercicio de sus funciones oficiales, fue amenazado, hecho que fue puesto en conocimiento de la autoridad judicial.
Los hechos se produjeron poco después de comunicar el no apto a una alumna debido a que el profesor tuvo que intervenir pocos minutos después de empezar con el fin de evitar un accidente. La alumna durante todo el trayecto de regreso, al saberse suspendida, fue implorando al examinador que le diera una nueva oportunidad, ya que le caducaba la teórica. El funcionario le explicó en ese momento, de la manera más amable posible que era del todo imposible, puesto que él debía cumplir con su deber y lo ordenado en la normativa reguladora de los exámenes del permiso de conducir.(La alumna en ningún momento puso en cuestión la oportunidad de la intervención del profesor).

El examinador entonces siguió con su trabajo y cuando ya estaba realizando la prueba a otra alumna, en un momento dado en el que estaban detenidos ante un semáforo en rojo, se puso en paralelo otro vehículo y desde el cual un hombre que no conocía (luego se supo que era el padre de la alumna anterior) lanzó amenazas que la juez no ha tenido ninguna duda que fueron dirigidas al funcionario examinador: "Me he quedado con tu cara, guapo. Me he quedado con tu cara, guapo, ya te cogeré, ya te cogeré".

Producto de esta situación amenazante el funcionario tuvo un cuadro de ansiedad diagnosticado en urgencias del hospital y posteriormente denunció el caso ante el juzgado de guardia. 

El pasado 16 de noviembre se hizo pública la sentencia en el que se condena al denunciado a una multa de 300 euros por amenazas a funcionario público en ejercicio de sus funciones.

El examinador para su defensa solicitó a sus superiores la intervención del abogado del estado pero se le indicó que la intervención estaba limitada a un número de casos determinado en la provincia y que si se gastaba en este proceso a lo mejor no se tenía para otro caso más grave. Así que el examinador, para no limitar las posibilidades de defensa de algún otro compañero que en un futuro también tendría necesidad del abogado, desistió de su petición.
ASEXTRA

No hay comentarios: