Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



viernes, 13 de noviembre de 2015

Conducción eficiente para contaminar menos

Aunque reduciendo la velocidad podemos generar menos emisiones contaminantes, deberíamos prestar más atención a los acelerones y frenazos y al cuentarrevoluciones

La respuesta es complicada. Probablemente en un coche de última generación con una buena caja de cambios automática si, pero con un coche viejo, «la edad media del parque actual español es de 11 años» con unos cuantos años de servicio si no prestamos una atención exquisita a la presión que ejercemos sobre el pedal del acelerador probablemente no.

La ecuación velocidad baja, menores emisiones es verdad pero con muchos matices. Como decíamos más arriba dependerá del coche «caja de cambios, combustible, aerodinámica, etc.» y nuestra habilidad para no forzar un consumo extra aun circulando despacio.

Hay expertos que recomiendan cambiar entre las 2.000 y las 2.500 revoluciones por minuto en los coches de gasolina y entre 1.500 y 2.000 en los diésel, pero no siempre es verdad como se puede comprobar cuando llevamos un ordenador de abordo que nos da el consumo instantáneo.


No sirve de nada si cambiamos en esos rangos y vamos tan despacio que el coche prácticamente va calado. En ese momento el esfuerzo que hace el motor por mantenerse “vivo” hace que el consumo suba notablemente. Tampoco es matemático que el circular en las marchas más altas reduzca los consumos. Dependerá de la velocidad a la que circulemos o si estamos subiendo una pendiente o bajándola y las relaciones del cambio.

En los coches más modernos dotados de caja de cambios automática a 120 kilómetros por hora de forma constante se obtienen unas medias poco menos que increíbles, incluso por debajo de los consumos homologados por las marcas. Pero esto es así hasta que tenemos que frenar varias veces y reiniciar la marcha. Entonces los consumos aumentan.

Una de las formas más eficientes de consumir poco es conducir de la forma más constante posible. Es decir, sin dar tirones ni frenazos, como se suele decir a punta de gas, presionando muy poco el pedal del acelerador pero sin perder velocidad y aprovechando las inercias en todos los tramos del viaje posibles.
70 kilómetros por hora es la velocidad justa

Como ya hemos dicho antes depende. Si atravesásemos la M-30 a esa velocidad de forma constante sin frenazos ni acelerones y en la marcha correcta si consumiremos menos que a 90km/h en las mismas circunstancias. Pero que en estos días eso incida en las emisiones dependerá más de la cantidad de tráfico en ese momento, de la edad del vehículo, su tecnología y nuestra habilidad por mantener el pie derecho sin presionar de más.

En un atasco «donde la velocidad media puede ser de 10km/h», si los coches no tienen el sistema de arranque y parada y la temperatura exterior es suficiente como para poner el aire acondicionado los consumos son altísimos y las emisiones se disparan.

Cuando los fabricantes de coches hablan de sus consumos, éstos han sido homologados en unas condiciones tan especiales que reproducirlos luego en condiciones de tráfico real es poco menos que imposible.

En el caso del último Audi A4 por ejemplo el motor más pequeño de gasolina, el 1.4 TFSI de 150 caballos con la caja de cambios automática S tronic consigue un consumo de 4.9 litros cada 100km. El mismo consumo homologado que el diésel TDI de 272 caballos con tracción a las 4 ruedas y la caja de cambios tiptronic de 8 velocidades.

Y si nos fijamos en los nuevos tricilíndricos de gasolina todos tienen un consumo relativamente bajo en ciudad pero en cuanto salimos a la carretera, los mismos se disparan. (Información)

www.abc.es

No hay comentarios: