Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



miércoles, 4 de noviembre de 2015

Galicia: «Kamikazes» por despiste

Circular por una carretera en sentido contrario implica poner en riesgola vida de la persona que viaja en dirección equivocada y la de todos aquellos con los que se cruzará en su camino. A los primeros se los suele calificar como conductores « kamikaze », pero lo cierto es que buena parte de ellos no son conscientes del peligro que están generando hasta que un agente de Tráfico los intercepta. Benito Bouzada, colaborador de la plataforma Stop Accidentes y experto en seguridad vial, traza en este punto una clara frontera entre «los kamikazes que tratan de suicidarse yendo en sentido contrario y aquellos que no lo son y que por equivocación o despiste se meten sin saberlo». En este último saco entrarían conductores como el varón de 73 años que ayer detuvo una patrulla de la Guardia Civil después de que recorriese nueve kilómetros en dirección contraria con su vehículo por la Autovía del Noroeste (A-6). Decenas de automovilistas dieron la voz de alarma, por lo que no tardó en ponerse en marcha un dispositivo para detenerlo que se saldó sin ninguna víctima.

Este tipo de alertas son cada vez más comunes en los viales gallegosy en ocasiones acaban en tragedia, caso del accidente en el que una pareja de jóvenes perdió la vida el pasado septiembre al impactar de frente contra un conductor de 60 años que, por confusión, había entrado por un acceso prohibido a la autovía del Barbanza. Para Bouzada, estos peligrosos despistas están relacionados directamente con la edad y las capacidades de algunos de los pilotos que transitan por las carreteras de la Comunidad.

Al volante con más de 65 años

Como ejemplo, el experto desvela que solo en la provincia de Orensehay 44.000 conductores que exceden la barrera de los 65 años. Se trata, profundiza, de personas en algunas ocasiones tienen mermadas capacidades fundamentales a la hora de ponerse al volante, como el oído, la vista o la movilidad. Y señala directamente a los psicotécnicos de los que depende la renovación de los permisos de conducir. «El problema es que los facultativos de los psicotécnicos no tienen acceso al historial médico del conductor, una información protegida por la Ley del paciente», indica. De ahí que asociaciones como Stop Accidentes hayan solicitado ya una modificación que permita que la historia clínica de los conductores sea accesible en el momento de renovar una licencia de conducir. También exigen rectitud por parte de los profesionales encargados de dar el visto bueno a quienes van a circular por carretera, ante la elevada de tasa de conductores mayores en Galicia.

Otro punto en el que los expertos en seguridad vial insisten para disminuir estas mortales confusiones es la formación. Teniendo en cuenta que un gran número de quienes salen a diario a las carreteras gallegas aprobó su examen de conducir hace varias décadas, profesionales como Bouzada aconsejan devolverlos a la autoescuelas para «ponerlos al día de la nueva normativa», a la que algunos son completamente ajenos. Sin una edad límite que obligue a la retirada delpermiso de circulación, lo único que un agente que detecta a un conductor que no está en plenitud de facultades puede hacer es trasladar un informe a la jefatura provincial de tráfico que, si así lo consideran, desembocará en una revisión de las capacidades de la persona en cuestión que llevan a cabo médicos especialistas del Sergas. En caso de que los resultados sean negativos, el conductor perderá el permiso de circulación «por condiciones psicofísicas» o se le aplicarán ciertas restricciones.

Lo piden las familias

En algunos casos, indican los agentes, son las propias familias las que telefonean a Tráfico solicitando una revisión para un familiar que consideran que no está preparado para conducir y al que no logran persuadir. Desde Stop Accidentes inciden en que cada caso es único y las facultades no dependen solo de la edad, sino de la persona. «Hay gente con más de 65 años que puede conducir sin problemas y otra que tiene sus capacidades mermadas», afirman como llamada de atención ante un problema que está sobre la mesa de los principales jefes de Tráfico de la Comunidad. (Información)

www.abc.es

No hay comentarios: