Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



martes, 1 de diciembre de 2015

La Universidad de Valladolid revela que el tipo de iluminación del coche afecta a la hora de identificar obstáculos

Un estudio llevado a cabo por el Grupo de Investigación Reconocido (GIR) Técnicas Ópticas de Diagnóstico de la Universidad de Valladolid (UVa), junto con personal del Servicio de Oftalmología del Hospital Clínico Universitario, ha puesto de manifiesto que el tipo de iluminación es clave para detectar objetos peligrosos en circulación nocturna. Una de las principales conclusiones del trabajo, financiado por la Dirección General de Tráfico (DGT), se centra en un aspecto de la visión periférica, el contraste umbral, básico para la detección de peligros.

Así, se ha analizado la visión periférica nocturna de personas jóvenes (entre 20 y 30 años), de mediana edad (entre 30 y 40 años) y personas mayores (más de 60 años) con los dos tipos de iluminación más frecuentes en el medio urbano (sodio de alta presión y halogenuro metálico) y con los dos tipos de lámparas más comunes en los vehículos (halógenas y de xenon).

En este sentido, los investigadores han determinado que las lámparas de sodio de alta presión ofrecen prestaciones similares para todos los grupos de edad en un aspecto de la visión denominado contraste umbral. Otro tipo de lámparas con luz más azulada, como las de halogenuro metálico o xenón, favorecen la visión de los más jóvenes pero perjudican la visión de las personas mayores.


Tal y como recordó Juan Antonio Aparicio, investigador principal del proyecto, la DGT dedica importantes recursos a conocer los máximos detalles relacionados con los accidentes de tráfico, una información vital para abordar todos aquellos problemas relacionados con la circulación. En este sentido, apunta, «uno de los aspectos que se observa en sus estadísticas es que existen fundamentalmente dos grupos de riesgo en la circulación nocturna: los jóvenes, con una significativa cantidad de accidentes asociados al consumo de sustancias tóxicas, y las personas mayores, que cuentan con una serie de problemas visuales vinculados a su edad que los hacen más vulnerables frente a una situación de circulación por la noche». (Información)

www.abc.es

No hay comentarios: