Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



lunes, 26 de enero de 2015

Amaxofobia: cómo superar el miedo a conducir

La amaxofobia o miedo a conducir es un problema más frecuente de lo que parece, porque quien la sufre suele dejar de ponerse al volante antes de enfrentarse a ella directamente, pero si te lo propones, puedes superarla.

Si estás leyendo estas líneas, es altamente probable que no pertenezcas al grupo de personas que sufren ansiedad cuando tienen que usar un coche. Los expertos denominan amaxofobia a estemiedo a conducir. Es una patología perteneciente al grupo de fobias visuales y, entiendo que a quien la sufre no solo le costará disfrutar de una revista de motor, sino que conducir les produce cualquier cosa menos placer. 

Sin embargo, como es mi caso, seguro que tienes amigos o familiares con amaxofobia porque se trata de una afección mucho más habitual de lo que puede parecer. Según el estudio más exhaustivo sobre este fenómeno en España, que llevó a cabo el Instituto Mapfre de Seguridad Vial en 2005, el miedo a conducir puede estar presente en alguna ocasión hasta en el 33% de los conductores. 

De hecho, este porcentaje puede ser mucho mayor porque una de las causas más frecuentes de la amaxofobia es el estrés postraumático que queda después de haber vivido o presenciado un accidente de tráfico. La gran mayoría termina superando este problema por sí mismo, pero hay a quienes les termina afectando a su capacidad para conducir. De hecho, muchas de las webs de EEUU especializadas en esta dolencia, marcan precisamente la línea para el autodiagnóstico en la afectación a la calidad de vida de los pacientes.

Y es que la amaxofobia es una epidemia silenciosa, ya que quien la padece tiende a evitar o esquivar los eventos que le resultan más estresantes, como circular por determinado tipo de vías, en los momentos en los que hay más tráfico o todo lo contrario, ya que a algunas personas lo que les infunde pavor es sentirse obligados a ir a una velocidad para la que no se sienten preparados, ni seguros. 

De hecho, el 15% de los hombres y el 16% de las mujeres con amaxofobia optan por dejar de conducir definitivamente para pasar a utilizar el transporte público. Los expertos dividen esta dolencia entre miedo simple y miedo paralizante, que por supuesto es mucho más grave y incapacitante por naturaleza. Este último representa aproximadamente el 19% de los casos y es prácticamente imposible superarlo sin ayuda profesional. (Seguir leyendo)

www.autobild.es

No hay comentarios: