Ponemos a disposición de todos los interesados que deseen contactar con nosotros la cuenta de correo comunicacion@asextra.org , única disponible para consultas y comunicación con ASEXTRA.



lunes, 19 de enero de 2015

´El 70% de los delitos viarios son por conducir sin carné y por hacerlo con alcohol o drogas´

Carlos Gil Fiscal delegado de Seguridad Vial en Galicia: 
"Aún se piensa que estos delitos los comete gente honrada y que no deben tener una dura represión" - "Las penas cuando se causan muertes o lesiones graves son tenues"

Aunque asegura que se han corregido muchas conductas de riesgo al volante durante los últimos años, el fiscal de Seguridad Vial en Galicia advierte de que todavía queda mucho camino por recorrer. De hecho asegura que en la actualidad todavía se piensa que los delitos de tráfico los comete "gente honrada" y que no deben tener una "dura represión". Las estadísticas señalan el principal problema en las carreteras de la comunidad: siete de cada diez infracciones penales cometidas en la red viaria gallega son cometidas por conductores sin carné y por hacerlo tras haber consumido alcohol o drogas

-¿Cuál es el perfil del delincuente viario en Galicia?

-Varón de mediana edad y, en algunos casos, con baja instrucción, sobre todo cuando se trata de la conducción sin carné. También existe el perfil de la persona que sufre una patología de drogas de abuso, principalmente el alcohol, y que suele reincidir en la conducción bajo estas sustancias. Se puede apreciar que en las conducciones alcohólicas el conductor es bastante mayor que en las conducciones con drogas.

-¿Cuántas infracciones penales suelen acumular los multirreincidentes en la comunidad?

-De acuerdo con la ley, consideramos a un delincuente como multirreincidente cuando tiene por lo menos tres condenas en el mismo tipo de hechos y con ello se produce un aumento considerable de la pena. Este tipo de conductas se ha dado sobretodo en las conducciones alcohólicas y más todavía en las conducciones sin permiso. Aunque este tipo de delincuentes es común, la verdad es que pocos casos existen de más de cinco o seis condenas por el mismo delito contra la seguridad vial, lo cual quiere decir que por alguna razón ha existido una corrección de conductas. En total casi un 70 % de todos los delitos cometidos en Galicia los son por conducir sin carné y por hacerlo con drogas o alcohol.

-¿Hay alguna provincia que destaca por su multirreincidencia al volante?

-No. Prácticamente los datos son homogéneos en términos relativos, pues en cifras absolutas tanto A Coruña como Pontevedra se llevan la palma.

-¿Son las actuales penas suficientes para los delincuentes al volante?

-Son suficientes, lo que pasa es que no se aplican en toda su extensión. Aunque con multirrieincidencia, es difícil que se imponga el máximo de pena por ley.

-¿No se es riguroso en la aplicación de la ley?

-Creo que no. Y además ya existen determinadas resoluciones que vienen a dulcificar la represión en este tipo de delitos. En algunos ámbitos todavía está latente la idea de que los delitos contra la seguridad vial son delitos de 'gente honrada' y que cualquiera puede cometerlos sin necesidad de ser un auténtico delincuente y por ello se piensa que no deben de tener una dura represión.

-¿Deberían endurecerse las penas de cárcel para los delincuentes viarios?

-No. Las penas previstas son suficientes en su extensión máxima aunque esta pocas veces se impone. Sin embargo, cuando hablamos de muertes imprudentes o lesiones gravemente invalidantes, creo que las penas previstas son muy tenues, sobre todo cuando se producen múltiples víctimas. La pena máxima a imponer en un homicidio imprudente es de cuatro años y ese mismo máximo es el establecido cuando las muertes son varias.

-¿Qué conductas es más complicado corregir al volante?

-Aquellas que esconden unas verdaderas patologías en su autor como la dependencia de drogas o del alcohol. Son conductas que no se pueden corregir con las penas previstas, para ellas es necesario una actuación rehabilitadora en el problema del que lo sufre y muchas veces con la amenaza de la privación de libertad se está consiguiendo que el interesado se someta a un tratamiento para curar su adicción que sin esa amenaza nunca se conseguiría. (Seguir leyendo)

www.laopinioncoruna.es

No hay comentarios: